We fetch to your attention a new website where you can buy propecia australia at a low price with fast delivery to Australia.

Tragedia en cuatro actos

CÉSAR Y CLEOPATRA
TRAGEDIA EN CUATRO ACTOS
PERSONAJES DEL DRAMA
1. Julio Cesar Emperador, Dictador, Cónsul Romano 3. Pompeyo el Grande Emperador, Cónsul Romano 4. Cneius Pompeyo Capitán General en España 5. Bruto Marco Junio Senador Romano Asesino de Cesar 7. Escipión Metelo Pío Capitán General en África 13. Casio Longino Senador Romano Asesino de César 14. Casca Servílio Tribuno de la Plebe Asesino de Cesar 16. Potín o Potinus Eunuco Regente de Egipto 17. Aquilas Comandante en Jefe del Ejercito Egipcio 18. Ganímedes Eunuco Maestro de Arsínoe 19. Farnaco o Farnacio Rey del Ponto 20. Spurinna Arúspice Augur Sacerdote Etrusco 23. Artemidoro de Cnidos Retórico Griego 24. Tilio Cimber Senador Romano Asesino de Cesar 25. Cecilio Metelo Celer Tribuno de la Plebe Actos y Escenas de “César y Cleopatra”
1. Primer Acto, Escena Primera: La guerra civil 2. Escena Segunda: César se adueña del Tesoro 3. Escena Tercera: Cae Marsella, Puerta de España 4. Escena Cuarta: César cruza el Adriático 5. Segundo Acto, Escena Primera: Batalla de Farsalia 6. Escena Segunda: César perdona a Bruto 7. Escena Tercera: Pompeyo muere degollado 9. Tercer Acto, Escena Primera: Se aman César y Cleopatra 10. Escena Segunda: Muere el Poderoso Aquilas 11. Escena Tercera: César degüella al Eunuco Potinus 12. Escena Cuarta: Derrota en el Faro de Alejandría 13. Escena Quinta: Batalla Naval de Alejandría 14. Escena Sexta: Muere el Faraón en el Nilo 15. Escena Séptima: Viaje de Amor por el Nilo 17. Cuarto Acto, Escena Primera: César y Cicerón 18. Escena Segunda: Guerra Civil en Cartago 19. Escena Tercera: Guerra Civil en España 20. Escena Cuarta: César Dictador en Roma 21. Escena Quinta: La Conspiración contra César 22. Escena Sexta: El Sueño de Calpurnia 23. Escena Séptima: El Rencor de Arsínoe 24. Escena Octava: La Muerte de Julio César PRIMER ACTO ESCENA PRIMERA
A punto de cruzar el Rubicón, río que separa la Galia Cisalpina del
Estado Romano, Julio César, rodeado de centuriones y soldados de
una de sus legiones, consulta al Arúspice Spurinna sobre los
divinos auspicios ante la inminente guerra civil, que se desataría al
desobedecer al Senado que le había quitado el mando y elegido
Cónsul y Comandante en Jefe de su ejército a Pompeyo el Magno.


Julio César
¡El honor es la cuestión! El destino me convida a que me juegue la vida, en esta resolución, si paso, o no, el Rubicón. Consultemos a los Hados y a los augurios alados. La respuesta di cuál es, Sabio, y yo actuaré después. Arúspice Spurinna
Auspicios muy favorables, con su venturoso vuelo, te anuncian aves del cielo. En las batallas que entables, tienes triunfos admirables. Estudiando las entrañas de estas muertas alimañas, puedo. Cesar, prevenirte que los dioses, recibirte quieren, tras nobles hazañas.
Julio César
¡Sí! ¡Dados estáis echados! En sacrificio a los dioses,
siete caballos veloces, ordeno, que liberéis; Volar felices veréis, de alborozo, dando coces, a los briosos corceles, que en guerra os fueran tan fieles.¡Qué hermosos son sus retozos, sobre estos campos undosos, de Italia, verdes vergeles! Marchemos ya sobre Roma, a Pompeyo derrotemos, que si no, todo perdemos. Tras de la séptima loma, el Coliseo, ya asoma. ¡Amada ciudad eterna! Tu abandono, me consterna. ¿Dónde están los Senadores? ¿Los Tribunos? ¿Los Lictores? ¡Diógenes, dame tu linterna! Coro de Soldados

A Roma entremos cantando, cuna de la libertad, ¡Viva la augusta
ciudad! De la guerra retornando, por la vida, gracias dando, nos
hincamos en el Foro. Al dios Marte, un albo toro glorioso, sacrificamos
y ¡Ave césar! exclamamos tus diez legiones, en coro.
ESCENA SEGUNDA
METELO
Julio César, ¿dónde vas? Si es al Templo de Saturno, de mi protesta, es
el turno: ¡Te impero des paso atrás! El tesoro del estado, en este templo,
es sagrado. Fuero sacro de Tribuno invoco. Hombre ninguno, el tesoro
ha de tocar. Habrásme antes de matar, que sacar oro alguno.
JULIO CÉSAR
Éstos son tiempos de guerra. Tu fuero funge en la paz. Esta puerta me
abrirás. Sin la llave que la cierra, cerrajero, ariete o sierra empleará.
Metelo, pongo por testigo al cielo, que, si persistes, te mato.
¡Ya mi espada, mentecato, quiere cortarte el resuello!
César desenvaina y Metelo se retira y huye. César tumba la puerta
del templo de Saturno y se apropia de quince mil lingotes de oro y
treinta mil lingotes de plata.
CORO DEL PUEBLO ROMANO
Roma vacía y saqueada, mejores tiempos añora. Del mundo dueña y
señora, queda ahora abandonada. Guerra civil enconada, sus hijos ha
dividido. Mientras no hayan definido, cuál de ellos es vencedor, peor
su angustia y dolor.¡Escuchemos su quejido!
Se levanta un rumor trágico y luctuoso en toda la eterna ciudad.
ESCENA TERCERA
CORO DE MARSELLESES
Hijos de la patria, ¡avante! Día de gloria llegó en que a César se
humilló. Su vanagloria rampante, su arrogancia deslumbrante,
Marsella, las desafió y sus puertas, le cerró. Su ejército pasará; la
ciudad perdurará. ¡Nunca nadie la venció!
JULIO CÉSAR
Esplendorosa ciudad, de España, la puerta y clave, ¿Por qué me
impides que acabe, con fugaz celeridad, mi reconquista? En verdad, no
comprendo tu actitud: Armada tu juventud, defiende ya tus murallas.
¿Marsella, por qué me fallas? ¡Te espera la esclavitud!
Torres altas de madera, cual rodantes palacetes, y poderosos arietes,
rendirán tu cimera soberbia. ¡Oh insincera Marsella veleidosa, muy
triste, si y ruinosa, a mi paso, quedarás. Con lágrimas lamentarás tu
traición pecaminosa. Este bosque milenario, nunca por nadie tocado,
sea, hoy mismo, derribado. Violando sacro sagrario, sacrilegio es
necesario, pues la guerra no tolera, ni refugio, ni frontera. Su ley es
última y cruel. ¡Hacha mía fila y fiel, corta esta encina cimera!
César y sus soldados arrasan con el milenario bosque sagrado y,
con sus maderos, arman las máquinas de guerra contra la ciudad,
que se defenderá por seis meses, hasta caer rendida ante César.
ESCENA CUARTA

César ha regresado de su reconquista de España, donde sin
batallar, logró el sometimiento de las legiones pompeyanas, y ahora
se apresta para atacar a su contendor Pompeyo, en tierras de
Grecia.
JULIO CÉSAR
Azur, Adriático mar, ¡Oh vana muralla de agua! Allende, Pompeyo
fragua, creyéndome doblegar, armada, en su tajamar. De un salto, el
mar pasaré y, en Grecia, lo alcanzaré. Guerra en la árida Tesalia, mejor
he de dar que en Galia, donde sabéis que triunfé. Embarquémonos,
soldados, mis curtidos centuriones, mis veteranas legiones. Mientras
menos esperados nosotros, más asustados nuestros fatuos contendores,
los traidores senadores, borregos en desbandada, que han huído en
retirada, ante lobos agresores.
CORO DE SOLDADOS
César, desapareciste, desolados, tus soldados, sentímonos
abandonados. Cuéntanos: ¿A dónde fuiste? ¿Cómo tan pronto volviste?
Es sagrada tu presencia y fatídica, tu ausencia. De suerte eres talismán.
Contigo vienen y van, los de olímpica querencia!
JULIO CÉSAR
Fui y volví de la Españas, las Citerior y Ulterior; sometílas, sin temor.
Hoy, sus hurañas montañas, sus campiñas aledañas, obedecen mi
gobierno. Para Pompeyo, el Averno, tengo listo y preparado. Cuando
fuere derrotado, le espera tormento eterno.
Las legiones de César le vivan y se embarcan en Brindisi
(Brundisium) para cruzar el Adriático y enfrentar la batalla
definitoria, que ha de darse en Farsalia.
SEGUNDO ACTO ESCENA PRIMERA
En el campo de Farsalia, los dos ejércitos romanos enfrentados, se
han puesto en orden de batalla. Pompeyo arenga a sus soldados y
César a los suyos. También Labieno y Marco Antonio, jefes de los
respectivos cuerpos de caballería, hablan ante sus respectivas
tropas.
POMPEYO
Amanece luminoso sobre los campos de Grecia. Hoy, yo doy batalla
recia al denodado ambicioso y a su ejército andrajoso. Somos, en
número, el doble, y nuestro temple, más noble, que esa hambrienta y
ruda plebe, cuya masa César mueve, de su atabal, al redoble.
Mi bella caballería, envolviendo el flanco izquierdo, tornarálo manco y
lerdo, para que mi infantería ensañe en él, su sangría. La inevitable
venganza, el día de la matanza, tras larga espera, llegó. ¡Tu voz de
clarín sonó, Marte, desde lontananza!
LABIENO
Al gran Pompeyo yo admiro; es perfecta su visión.
César es vana ilusión, éste el último respiro de ese sangriento vampiro.
No son esas las legiones, que las Gálias sojuzgaron, aquellas se
terminaron en sangrientas invasiones. Diez veces ya se diezmaron y en
Italia se postraron. Hoy, son soldados bisoños, de las riberas del Po,
que al apuro, reclutó, niños medrosos, retoños, pequeños Marcos
Antonios, que pena ha de dar matar, de la patria, en el altar. Con
nuestra caballería, bajo la bandera mía, vamos todos a triunfar!
Al otro lado del campo de batalla.
JULIO CÉSAR
Centuriones y soldados: Batallando a rienda suelta, al mundo, hemos
dado vuelta. Nunca fuimos derrotados, ni por nadie amilanados.
Cada uno valga por mil, en esta guerra civil. Sin dar el brazo a torcer,
nos toca ahora vencer al romano hermano vil. Los mejores veteranos
guarden su lanza en las manos, para jinetes matar. Los debemos
desmontar y ultimarlos como enanos, que superada esa carga, la sola
espada se encarga de punzar y degollar y esta batalla acabar, aunque
fuere la más larga.
Las legiones le vitorean. César reúne a tribunos y centuriones
aparte y les dice:
Si hacerme favor queréis y, en medio de la batalla, Bruto, en vuestras
manos se halla, os ruego, no lo matéis, cual hijo me es, ya lo sabéis.
Él apenas lo sospecha. Sólo su madre, la fecha tiene de su gestación,
cuando, en amorosa unión, claváranos Eros su flecha.
Los centuriones y tribunos asienten, aplauden y ríen.
MARCO ANTONIO
En este combate hoy día, juégase nuestra nación, decadencia o
redención, oprobiosa cobardía o romana valentía.
Pompeyo y los senadores, corruptos maquinadores, nuestro César
traicionaron; bella Italia abandonaron, y hoy son nuestros contendores.
Los jinetes pocos somos, mas nuestra experiencia es mucha, nos
curtimos en la lucha. Sobre estos equinos lomos, hermanos, centauros
somos. ¿Nueva bélica aventura? Galopemos con soltura. ¡Tajos de
nuestras espadas, mil cabezas degolladas, dejen sobre la llanura!
CORO DE SOLDADOS
La batalla es muy feroz. Los jinetes de Labieno, en la muerte,
encuentran freno. Se escucha una sola voz, de todos, el grito atroz.
Si no hay fuerza, hay voluntad, romana tenacidad. Se estremecen las
montañas ante tamañas hazañas y ante tanta mortandad.
Julio César y sus tropas vencen a Pompeyo y sus ejércitos.
ESCIPIÓN
¿Qué pasa en esta batalla? Gran Pompeyo, ¿Tus visiones fueron
equivocaciones? La caballería falla. Frente a la valla encalla, que
valientes centuriones levantan con sus legiones, valla de lanzas y
espadas, muralla de corazones!
POMPEYO
Muy valeroso Escipión, esta lucha, aunque, perdida, la guerra sigue con
vida. A Cartago es tu misión. En Tapsos pon tu bastión. Con Catón,
nuevo comando conformes, ruego, hasta cuando Pompeyo logrado
hubiere otro ejército, que fuere contra César avanzando.
Escipión, furibundo, asiente y sale.Pompeyo prosigue:
He salido derrotado.¡Vergüenza! Me toca huir y, acaso, reconstruir mi
ejército destrozado, en día tan desgraciado. Con astuta diplomacia,
alejándome hacia el Asia, en los reinos de ultramar, debo tratar de
salvar la romana democracia.
Mi caballo, el azabache, ya no el blanco, he de montar. ¡Voy en luto a
galopar! Disfrazado y ¡Ay! de agache, por vivir, en cambalache,
desechando el buen morir en combate, me toca ir a la egipcia
Alejandría, a levantar, con porfía, tropas para combatir.
Suerte he tenido en el mar. De sus olas al vaivén, yo gané batallas
cien. Pronto me voy a embarcar y, hacia el sur,, la mar surcar. Aunque,
al momento, remota, se encuentra intacta mi flota. Buscaré salvación
en cualquier embarcación. ¡Neptuno de ésta me dota!
Pompeyo desmonta de su caballo azabache y, acompañado de unos
pocos compañeros de armas, se hace a la mar en dirección al Asia
Menor.
Escena Segunda
Centuriones de César, triunfantes en Farsalia, traen a Bruto preso
y se lo entregan a César, quien lo interroga:


JULIO CÉSAR

Bruto ¿Porqué tu rencor? ¿Cómo es que tanto enemigo quiere vérselas
conmigo? ¿De qué error fui yo el autor? ¿De cuál crimen, promotor?
¿Porqué tú me traicionaste y a Pompeyo secundaste? ¿Enfrentásteme
en Farsalia? Tu culpa, ante mí, no palia agravio mío, que baste!
BRUTO
De los hombres, las razones, tan variables, como el mar, ingratas son
de explicar: Patrióticas intenciones, legales lucubraciones podríate
enumerar y, hasta a mi mismo, engañar. Mas, los secretos motivos no
sabremos, mientras vivos, querrámoslos desentrañar.
JULIO CÉSAR
¡Oh Bruto! Me odias acaso, porque a tu madre yo amé?
Servilia mía tan fue, que, en su tierno regazo, tras mi apasionado
abrazo, un semidiós se gestó. Su padre tal vez sea yo. ¿Si tú, mi crío no
fueras, la muerte, entonces, me dieras, en pro de quien te padreó?
BRUTO
Eso lo saben los dioses. Lo que dice mi apellido, del linaje que he
venido, brutos somos y feroces. La verdad, en nuestras voces, tirano
ninguno acalla. Ni barrotes, ni muralla, nos detiene o nos somete. Que
nos corrompa o aquiete, soborno alguno no se halla.
JULIO CÉSAR
Que eres bruto, no discuto, brille el sol, o truene o llueva, pues para
ello sobra prueba. Ni de qué raza eres fruto, contigo, Bruto, disputo.
Porque no tiene sentido, dejémoslo en el olvido. Pues te quiero, te
perdono. Vida y hacienda te dono y me doy por no ofendido.
César le despide.Al marcharse Bruto masculla:
BRUTO
César, tú me has perdonado, sin que yo ni te lo pida. No te debo, pues,
la vida. Tengo contra ti, enconado el pecho, atormentado de rencor el
corazón. ¡Mi única satisfacción, verte un día asesinado, aunque tan
gran atentado, me cause la perdición!
ESCENA TERCERA
Pompeyo llega navegando ante las costas de Egipto, donde el
ejército egipcio acampa, cerca de Pelusium, en pie de guerra
contra Cleopatra. Pompeyo pide entrevistarse con el jefe supremo
Aquilas y éste hace ademán de recibirle:
AQUILAS
Gran Pompeyo, ¡Bienvenido! Recibirte es un honor. Para ti, gloria y
loor. Egipto, aquí reunido, te saluda, conmovido. (Tan pronto ponga
pie a tierra, nuestro tumulto le encierra y, al punto, le acuchillamos.)
¡A darte la mano vamos, magno árbitro de la guerra!
POMPEYO
Gracias Aquilas valiente capitán y amigo. Supe que contar contigo
podía. A tu buena gente, mi gratitud ferviente! vengo lleno de ilusión
hasta esta egipcia nación. ¡Estrechemos nuestras manos! ¿Qué hacéis
conmigo, villanos? ¡Me asesináis a traición!
Aquilas y sus guardias matan a Pompeyo. Le cortan luego la
cabeza y se la entregan a Reina Arsínoe:


ARSÍNOE
Pompeyo, llegó tu fin, famoso Cónsul romano. Con tu cabeza en la
mano, para mí, se consumó venganza con que soñó César. Se la
ofreceremos y con eso lograremos cebarlo a nuestro favor. Que caiga
en el mismo error que tú, nos ingeniaremos.
En reserva y aparte, la reina Arsínoe, ante su maestro Ganímedes,
exclama:
¡Aquilas! Muy poderoso te noto y muy temerario.Eres tan ruin y
falsario, en suma, tan peligroso, que matarte, es imperioso.
¡Oh Ganímedes, tu no puedes asesinarlo?¿Concedes que un sabio, no
un militar, de ti, no han de sospechar? ¡De premio, en su mando
quedes!
TERCER ACTO ESCENA PRIMERA
César ha llegado y se encuentra en el palacio real de Alejandría. Se
anuncia Potinus, el eunuco regente en lugar del joven rey Ptolomeo,
portando un regalo para César:
POTINUS
Esta rotunda cabeza, de altiva y hermosa frente, la mirada inteligente,
que la muerte ya adereza, con opalina tristeza, de Pompeyo el Magno
es, que ¡Oh César! traigo a tus pies. Estando por ti proscrito, no matarlo
era delito, ante tus ojos después.
JULIO CÉSAR
Potinus, yo me pregunto, si este regalo al me dar, no me quieras
engañar. De lo que dices, trasunto que has sopesado el asunto y, a
crítica, no hay lugar. Pero advertirte quisiera, que a la tramoya primera,
que me intentes traicionar, tu cabeza ha de rodar!
A continuación toma en sus manos la cabeza de Pompeyo, la mira
con detenimiento y exclama:
Caro amigo y enemigo: Nunca quise ver tu testa de trofeo en una gesta
en que batíme contigo. ¡Más que premio, eres castigo, con que me
obligo a sufrir! A todos toca morir, Gran Pompeyo, me precedes. Bien,
de mi reírte puedes, si en tu pos me ves venir!
ESCENA SEGUNDA
Reina la oscuridad bajo un cielo estrellado. Cleopatra, rodead de
sus tropas, acampa en el desierto. Sus soldados están dormidos. Se
escucha piafar a los caballos, a lo lejos, el rugido del león.
CLEOPATRA
Cuán callada, en el desierto, es la voz de la pasión. Descansa aquí el
corazón, que acaso por siempre yerto, repose pronto, ya muerto.
¡Debe haber una salida del laberinto! Escondida, debo ante César
llegar, para su hombría tentar y así, salvar mi vida.
Al prenderse las luces, César se encuentra meditabundo en su
aposento. De pronto, la guardia deja pasar un esclavo negro de

gran estatura, que lleva enrollada sobre sus hombros una
magnífica alfombra, regalo para el Imperator. Al desenrollar la
alfombra, aparece la bellísima Cleopatra. César con una señal de
su mano, manda al esclavo y a la guardia que abandonen el lugar y
le dejen solo con Cleopatra.
JULIO CÉSAR
¿Cuán mágica es esta alfombra, que de su ceno aparece flor, que mujer
parece, que me deslumbra y asombra? ¿Cómo a esta ninfa se nombra?
CLEOPATRA
De Egipto, princesa soy, Cleopatra, para servirte, si me dejas seducirte,
regalo de Afrodita, voy ser tu esclava, desde hoy.
JULIO CÉSAR
Tu belleza es sin igual. De Venus, tienes la boca y, si mi mano te toca,
tu tersura celestial despierta en mi al animal, que no se si es el león o el
versátil camaleón, si ruge o cambia el color, ante el perfume y olor, que
emana tu corazón.
CLEOPATRA
¿Señor, es este rigor, que bajo tu toga toco, de tu incendio, acaso, el
foco, que me turba en mi rubor y me abrasa en su fragor? ¿Es este un
sañudo ariete, que del castillo, el portón, derriba de un empujón?
¿Como carnero arremete y ¡Oh delicia! se me mete?
JULIO CÉSAR
¿Y esta lengua que me bebo, es una ostra del Nilo? ¿Y entre mis
manos, en vilo, nenúfar en flor, que llevo, cuando en su néctar me
embebo? ¿Tentáculos, estos brazos, que me ahogan en sus lazos?
¿Y éstos, el sol y la luna, astros sobre mi laguna, en simultáneos
ocasos? ¿Rubíes son tus pezones, que con mi lengua acaricio, y es
besarlos tierno vicio? parecen dos corazones, dos leoncillos mamones,
y este cáliz de tu flor, me cautiva su fulgor, su suave y celeste aroma,
que me embelesa y me doma. ¿Es el elíxir de amor?
Móntate en mi a la jineta, que quiero ser tu corcel, el unicornio en tu
miel, ternerillo que en tu teta, se bebe la ubre completa. ¿Te gusta tu
palafrén? ¿Su cuerno, te da sostén? Juguemos al sube y baja, la marea
que rebaja, pero que sube también!
CLEOPATRA
Más que caballo, eres burro, digo por la longitud y su durable virtud.
De tu embestida me escurro y a su firmeza recurro, en este vaivén sin
fin, en que me eres tan afín, que de hoy, para siempre, juro, para ti, mi
amor seguro, de la muerte hasta el confín.
César y Cleopatra se aman toda la noche, mas al amanecer, entran
a la habitación los tribunos y centuriones, porque tienen que avisar
a César sobre la marcha de la guerra.
CORO DE SOLDADOS
¡César! Se ha tomado el puerto Aquilas con su mesnada y, lleno de
agua salada, nuestro acueducto es ya muerto.¡Huyamos a mar abierto!
JULIO CÉSAR
¡Soldados tranquilizaos, que el miedo provoca el caos! Por agua,
cavemos pozos y en incendiar, animosos, flota y puerto esforzaos, que
nunca se gana huyendo, sino luchando, tenaces, perseverantes, audaces,
del vano estruendo, riendo, y al enemigo venciendo.
CLEOPATRA
Nos llega, al amanecer, el cruel fragor de la guerra. Así Amor nos
destierra de su templo de placer. César ¿Cuándo has de volver?
ESCENA TERCERA
En el palacio de la Reina Arsínoe, en las afueras de Alejandría.
AQUILAS
Arsínoe, reina mía, tengo una mala noticia: Nuestro plan, César
desquicia. El puerto y la librería incendia en Alejandría. Ha quemado
nuestra flota; gota a gota, no se agota, en trabajos portentosos,
aflorando agua de pozos. Lejos veo su derrota.

ARSÍNOE
Tu ejército es invencible, Aquilas, me lo has jurado. César de ti se ha
burlado. Risible, por imposible, que acaso Marte invisible, escale por
él, murallas y gane grandes batallas, mientras tú, magno aspaviento,
giras tus aspas al viento y a los egipcios, nos fallas.
AQUILAS
Señora, si yo he fallado, fue por oír tus consejos. Tú, retorna a tus
espejos y déjame a mi encargado de la guerra que he empezado.
Júzgame no por un revés de la fortuna. Otra vez, en dos por tres a
triunfar he de volver y a escuchar loas desde tu altivez.
A una señal de Ganímedes, la guardia real agarra a Aquilas y lo
pone a merced del eunuco.
GANÍMEDES
Señora, llegó la hora, de tu designio cumplir. Aquilas, vas a morir. Ora
o llora, sin demora, que esta espada te perfora, gran Capitán General.
¡No puedes ya hacernos mal! Arsínoe así vengada, cúmpleme promesa
dada, de ser yo, tu mariscal.
Arsínoe toma las insignias del asesinado Aquilas y se las entrega a
Ganímedes, cumpliendo así con su palabra. Se dirige luego al otro
eunuco, Potinus, y le ordena:
ARSÍNOE

A mi hermano Ptolomeo, Potinus, tráelo aquí, rey que sea, junto a mí.
Si al Minotauro, Teseo, vencer a César, yo creo factible, con un ardid.
Al alto faro subid, provocadlo que os agreda, rodeadlo, que huir no
pueda y al monstruo, de muerte, herid!
ESCENA CUARTA
César y Cleopatra contemplan desde el palacio real, el puerto de
Alejandría en llamas. Disfrutan de un banquete. Aparece
Ptolomeo, el joven hermano de Cleopatra, movido por Potinus.
PTOLOMEO


Poderoso emperador, vengo a ti con un pedido ruego sea concedido:
En Egipto hay un clamor, por verme a mí, su señor. De Aquilas
amedrentados, de Arsínoe desconfiados, te imploran ungirme a mí, a
que la paz vuelva aquí, a tu imperio sojuzgados.
JULIO CÉSAR
¡Valiente es la juventud! ¿Quieres de mi separarte? ¿en esa intriga
embarcarte? valor es una virtud mayor que la gratitud. Déjame, lo voy
a pensar. Con la almohada a consultar. ¡Verdad! Ya no eres niño, ni
obstáculo es el cariño, para impedirte marchar.
Ptolomeo se retira en espera de la decisión de César.
CLEOPATRA
Árbitro de guerra y paz y fogoso amante mío, de mis hermanos, el trío,
quisiera usurpar rapaz el trono. ¿A permitirlo vas? A Ptolomeo, te pido
le concedas su pedido, con sus tropas, de juntarse. Con ellas ha de
acabarse, si por ti, fuere vencido. Dame al tierno, por marido, para
cumplir con la ley, que nos haga reina y rey.
Arsínoe y su partido, al destierro y al olvido, te ruego que los condenes,
y a Potinus lo retienes, por ser taimado traidor, que muerto, sirve mejor
que si vivo lo mantienes.
JULIO CÉSAR
Lo que pides, te he dar, pues te asiste la razón. Bien juzgas la situación.
Nada te puedo negar, si amarte, quise jurar. Tu designio ha de
cumplirse, que has de ser ya por seguro Reina de Egipto, te auguro.
Tu estatua en oro verterse y bellísima esculpirse ¡Hela aquí! he
ordenado.¿No es hermosa? ¿Te ha gustado? Junto a Venus, en su
templo, quede al mundo, como ejemplo de lo divino encarnado!
A continuación, César ordena a la guardia:
JULIO CÉSAR
Arsínoe, como rehén, a cambio, sea entregada, de su hermano y sea
tratada, por todos y cada quien, tal reina que fuera, bien! Venga el
eunuco Potín, su complot llega a su fin. Quiso verme asesinado. Sea
ante mi degollado el castrado malandrín.

La guardia trae a Potinus escoltado y a rastras. Ante la mirada
inmisericorde de César, el implorante eunuco es degollado.
ESCENA QUINTA


Las tropas de Julio César se han tomado el faro de Alejandría, tal
cual tramó Arsínoe.
CORO DE SOLDADOS
Nos hemos tomado el faro, la séptima maravilla, que sobre los mares
brilla. Bajo su pétreo amparo, el paso, cobramos caro. pero, de pronto,
rodeados, por millares asaltados, franqueados todos los muros, ya sin
refugios seguros, al mar nos vemos forzados.
JULIO CÉSAR
¡Parados a defender esta valiosa conquista! Premio a todo el que resista
y a quien pueda contener este bronco arremeter! Último soy junto al
mar. Si es que me quiero salvar, saltar a nadar debo.Ya el agua salada
bebo y apenas logro escapar!
CORO DE SOLDADOS
Sobre su capa escarlata de romano emperador, flechas llueven por
mayor. De su manto, él se desata, zambulle y no se delata.¿Por babor?
¿Por estribor? ¿La popa o proa mejor? Emerge y es recobrado.¡Ave
César, que han estado los dioses a tu favor!
César se retira para contraatacar después y tomarse
definitivamente el Faro de Alejandría.
ESCENA SEXTA
JULIO CÉSAR
Una batalla naval, que al faro tomarse pueda, como remedio nos queda.
¡A la mar el arsenal, al desafío final! Ved los barcos ya formados, con
los remos levantados, el acerado aguijón surto en nuestra dirección para
hender nuestros costados.
CORO DE SOLDADOS
Con nuestros diestros remeros, de Rhodas los marineros, contra esa
navía valla, en iniciar batalla, queremos ser los primeros. En Grecia
todas las gentes nos llaman los más valientes. bajo el mando de
Eufranor, concédenos este honor, del que nunca te arrepientes.

Julio César asiente a su demanda y da la señal de ataque. Eufranor,
en su barco insignia, entra temerario en la lucha, es rodeado por
naves enemigas y naufraga combatiendo. El héroe griego pierde la
vida. Sin embargo César gana la batalla naval.
JULIO CÉSAR
Ya es nuestro el famoso faro, pero han matado a Eufranor. ¡Qué
heroico fue su valor! Cuéstame este triunfo caro, que el temerario es
muy raro y pobre soy al no haberlo e imposible es reponerlo.
Recuérdala siempre ¡Oh Rhodas! la más luctuosa de todas las victorias,
al perderlo.
Arsínoe ha caído en manos de César, entregada como rehén a
cambio de su hermano Ptolomeo. Ella se lamenta de su desgracia:
ARSÍNOE

¡Ganímedes gran traidor, me vendiste a mis espaldas! Presa estoy.
Desde las faldas de Cleopatra, el dictador ensaña en mí su rencor.
Mas aún no estoy perdida. De Artemisa protegida, acaso escape a la
caza, con que mi hermana amenaza, para quitarme la vida.
ESCENA SÉPTIMA
PTOLOMEO
Tengo mi fuerza en el Nilo, la egipcia fuente de vida. Esta guerra se
decida, de su sacro curso, al hilo y de nuestra espada al filo. Mitrídates
y César vengan y a la derrota se atengan. Del Nilo no pasarán. La
cabeza perderán, cuando a sus aguas se avengan.

JULIO CÉSAR
¿Veis aquella fortaleza erigida junto al Nilo? ¿Un nido de águila en
vilo, desde el que otea a su presa? Atacarlo es nuestra empresa.
Subamos esta áspera cuesta que es temeraria propuesta, pues de
sorpresa, el factor, invoca benefactor y la vida en ello apuesta. Pero al
mismo tiempo envía dos legiones contra el río, que la flota hundan, con
brío. Se trastoca así y enfría la enemiga fantasía, que ha de verse ya
perdida, sin su arma preferida, que son sus raudos navíos. En su
defensa, extravíos, sacaránles de guarida.
Alocados, ya los veis, como hormigas van y vienen. Nuestro ataque no
contienen. Acorralados tenéis a quienes matar queréis. Se encaraman a
sus naves ¡Ptolomeo ya no cabes! Gran Nilo, ya en ti naufragan, se
desangran y se apagan. ¡De sus heridas, los laves!

Ptolomeo XIII Theos Philopator, rey macedonio de Egipto,
hermano de Cleopatra, muere ahogado en el Nilo. César entra
triunfante en Alejandría. La ciudad se rinde a sus pies.
CORO DE SOLDADOS
¡Bienvenido a Alejandría, Oh César, emperador, dictador, libertador!
El mundo entero querría que por rey se te ungiría. Eres, sin duda,
divino. De ti dice el adivino, que a Alejandro igualarás, a los Partos
vencerás y la China es tu destino.
CLEOPATRA
Por el Nilo, río arriba, maravillosos objetos, mostrarte quiero. Secretos
que no hay nadie quien describa con palabras, mientras viva. En mi
barco he de adorarte, adularte y festejarte, de la noche a la mañana, tal
que a Marte cuida Diana. ¡Cada minuto he de amarte!
Cleopatra corona a Julio César con el laurel de la victoria.
ESCENA OCTAVA
En tu mesa los manjares, en tu lecho los placeres, dime amado, lo que
quieres, yo he de hacer lo que mandares y darte lo que soñares. Por el
Nilo, río arriba, del amor a la deriva, César, el mundo dejamos y al
Olimpo remontamos, cual fuésemos Divo y Diva.
JULIO CÉSAR
Viene cargado tu ceno, fruto de nuestro cariño, con tesoro, que es un
niño. Con ello contemplo pleno el gran templo de mi ensueño. Ninguno
de los placeres, que bondadosa me hicieres, al gozo a de ser igual, tan
único y especial, que un hijo tuyo me dieres.
CLEOPATRA
Ya a Cesarion Ptolomeo en tus rodillas lo veo, aprendiendo a galopar.
Todo el mundo conquistar, serále fácil, yo creo.
JULIO CÉSAR
Sobre este caballo viejo, jinete de tierra y mar, verále el mundo trotar.
Parezca de mi el reflejo. Mi imagen, en el espejo, que Roma en él,
quiera ver. Mi sucesor ha de ser. ¡Funde con él dinastía, contigo, la
monarquía, y el imperio del placer!

ESCENA NOVENA
Farnaco, rey del Ponto, hijo de Mitrídates Eupator, gran militar y
enemigo del Imperio Romano, ha invadido Armenia y Capadocia y
se enfrenta con Julio César, que llega desde Egipto, como vencedor.
FARNACO
Tengo valiente abolengo y a tu refugio cimero, César, ataco primero.
Mis guerreros no contengo y, encabezándolos, vengo. De guerra, mis
áureos carros, sobre barros y guijarros, diezman ya tu soldadesca,
¡Salga ésta, a que perezca, de sus cobardes cotarros!
JULIO CÉSAR
Farnaco, Farnaco loco, en tan temeraria acción ¿Cómo atacas mi
bastión? De tu demencia en el foco, talento táctico hay poco.
¡A las armas, mis legiones! Dejemos los azadones, porque nos llama la
guerra, allende muros de tierra y señeros torreones.
Ya se vienen cuesta arriba, del Bósforo, los guerreros. ¡Apunten,
nuestros arqueros! De la vida, ya les priva, su vanguardia ya derriba, la
punta de nuestras lanzas. Fallidas sus esperanzas, reculan ya, cuesta
abajo. Matarlos es buen trabajo, pues, consumado, descansas.
Vine, vi y vencí yo, en Zela, pues Marte quísolo así. A mis soldados ya
di, oro que tuvo en tutela, Farnaco, en su ciudadela. Abierto el camino a
Roma, la Vía Flaminia toma, galopando, mi corcel. Acaricia el sol su
piel, cuando a los cielos se asoma.

CUARTO ACTO ESCENA PRIMERA
JULIO CÉSAR
No quise pasar sin verte, Cicerón, el pensador y más que insigne
orador. De mi lado, por tenerte, he venido a convencerte que aceptes
me respaldar. Quiero el mundo conquistar. Roma, el centro de la tierra,
la paz arbitre o la guerra, con su poder militar.
CICERÓN
César, lo que tú has logrado, te honra a ti, no a la nación. De romanos
perdición, la guerra que has desatado, por tu honor lastimado. Muerta
ya la democracia, diezmada la aristocracia, tan sólo tú el vencedor,
dictador y emperador, vista bien , es gran desgracia. Mas, dicha sea
verdad, contra huestes extranjeras, defendiste las fronteras. Tal vez,
para eternidad, enrocaste la heredad. Con sentencia divisoria, para
siempre en su memoria, nuestros dioses al juzgarte, ensalzarte o
condenarte, recordaránte en la Historia. Que te apoye, no me pidas. Lo
prohíbe mi conciencia. Tu temeraria existencia, tus hazañas
desmedidas, por los dioses permitidas allende el bien y del mal, sobre
humano y animal, te encuadran en lo divino. Sigue avante tu destino,
mas de mi camino, sal!
Julio César
Tan sabio tú, Cicerón, mi oráculo siempre has sido. No te insisto en mi
pedido, pues siempre tienes razón y es tu voz revelación. Quisiera tu
compañía, mas respeto tu porfía en negarme tu favor. Tu franqueza es
lo mejor. Peor sería falsía.
César, abrumado, se marcha hacia la guerra civil en África y
España.
ESCENA SEGUNDA


JULIO CÉSAR
Por fin se atreve Escipión, junto al mar, a hacerme frente. Su gente, en
número ingente, de elefantes, formación, listos a entrar en acción.
A Tapsos, la gran ciudad, defienden con terquedad. –“César, grítanme,
no te muevas, escucha estas buenas nuevas: Te espera gran mortandad.
Flechemos los elefantes, en que ellos han puesto fe. Piedra y plomo se
les dé.
Los paquidermos gigantes, contra los propios van, antes que enfrentar
nuestro furor. generan franco terror, sólo piensan en la huída, los que
fueran fratricida ejército exterminador.
César observa, por un momento, silencioso y pensativo, el cruento
fin de las legiones de Escipión. La caballería enemiga huye,
abandonando las cohortes bisoñas, a la ninguna merced de los
legionarios veteranos de Julio César. l
Los Numidas del rey Juba huyen en pánico. la crueldad
desenfrenada reinante es tal, que Julio César exclama:
¡Ya basta, soldados, basta! No, a todos ultimar, testigos hay que dejar.
Esta matanza nefasta, mi fama entera desgasta. renombre tendré por
cruel y enemigos a granel. ¿Cómo esta turba frenar, después de los
azuzar? ¡Implacable es su tropel!
En fin, a lo hecho, pecho, que al triunfo tengo derecho. Han muerto
cuarenta mil, todo el contrario redil exterminado y deshecho. A la paz
que yo ofrecí, la guerra ellos prefirieron y, en esa ley sucumbieron.
¡Vine aquí, yo vi y vencí. Los dioses quisiéronlo así!
César avanza con sus tropas contra Útica, donde Catón ha quedado
como último defensor.
CATÓN
En esta fuerte ciudad, de muros altos rodeada, Útica la tan afamada, al
conocer la verdad de derrota y mortandad, nadie quiere defenderla. Al
vencedor venderla, prefieren, pues, por la vida, que, de otro modo,
perdida, creen sin duda tenerla. Pero yo digo: ¡Jamás!
Huyan todos en sus naves, cual vuelan francas las aves, mas yo no doy
paso atrás. César, testigo serás: Tomo en mi puño la espada, contra mi
pecho enfilada, corro contra la pared, cómo me traspasa, ved, pero mi
honra está salvada!
JULIO CÉSAR
¡Oh Catón, tu necedad te ha guiado hacia la muerte.Dioses, malherido
al verte, han de tenerte piedad. ¡Gloria a ti en la eternidad! De la
romana virtud, sirvas a la juventud como el más preclaro ejemplo;
sacrificaste en su templo, tu plácida senectud.
Frente a Útica, en alta mar, Escipión capitaneando un navío, se
encuentra rodeado por la flota de Julio César.
CORO DE SOLDADOS Y MARINEROS
De la romana nobleza, primero, gran Escipión, no te queda salvación.
En toda, del mar, grandeza, rodeada tu flota y presa, se encuentra a
nuestra merced. Fenecerás de hambre y sed, si no te rindes y entregas o
hasta la muerte no bregas, cual pez caído en la red.

ESCIPIÓN
Ya la hora de morir, parece, que me ha llegado. Sin remedio, derrotado,
la denigración sufrir, honor débeme prohibir.La vida, terminación
tiene, sé, sin excepción. A tu ley, me acojo, Cronos. ¡Sed, Oh dioses,
mis patronos, en esta suicida acción!
Escipión se traspasa con su propia espada y se precipita falleciente
al mar.
ESCENA TERCERA
En la España ulterior, frente a Munda.
CNEIO POMPEYO
Hemos maniobrado bien, de un fuerte a otro, por meses, bregando
múltiples veces, en escaramuzas cien. El final viene recién. Dominamos
la llanura, desde esta amigable altura, depende pues del valor y del
esfuerzo mayor, el triunfo en esta aventura.
Encabezando el bando opuesto:
JULIO CÉSAR
Vencidos Farnacio en Asia y en el África, Escipión, sólo España está en
cuestión. ¡Que temeraria audacia, su rebeldía reacia! En Corduba y en
Osuna, Pompeyos, ambos a una, de confines y regiones, el cúmulo de
legiones han mandado se reúna. Labieno, caballería, les organiza y
comanda. Toda esta alianza nefanda, de un golpe, acabar querría. Bien
que lo haré, a fe mía. Corduba y Ursa , ciudades, las más grandes junto
a Gades e Hispalis la luminosa, tomarlas es meta hermosa para férreas
voluntades. Y aquí estamos, frente a Munda, los ejércitos formados, los
Pompeyos, remontados, y en campiña más profunda, la Roma que me
secunda. ¡Al ataque, mis legiones! No vacilen, corazones. ¡En vano, no
os detengáis! ¡Voto a Marte! No avanzáis. ¡Seguidme a mí,
Centuriones!
CORO DE SOLDADOS
César, cómo eres valiente! Parado tras de tu escudo, soportas, heroico y
mudo, de flechas, lluvia inclemente. A ti, acudimos, tu gente y, contigo
hacia delante, con poderío aplastante, al enemigo vencemos.
¡Vibrante voz, invoquemos al gran Júpiter Tonante!

Las legiones pompeyanas son arrasadas.
LABIENO
Me han matado tres corceles y este herido palafrén no da más, muere
también. Sin estos amigos fieles, Labieno en tierra, te dueles. La espada
en el brazo armado, en sangre entero bañado, espero el cruento final.
Deme, en la gloria, un sitial, lo mucho que he batallado.
Rodeado por los cuatro costados, Labieno muere atravesado por
las espadas de los centuriones de César.
CNEIO POMPEYO
La batalla ha terminado. En esta cueva escondido, quebrado un pié,
malherido, confieso que malhadado, mi sino se ha consumado. Mi
escondite descubierto, ¡Padre! te anuncio que muerto voy a estar pronto
a tu lado. ¡Entran ya y soy degollado! El averno se me ha abierto.
JULIO CÉSAR
Me traen esta cabeza, como el augurio predijo: Esta vez, Pompeyo, el
hijo. Vea el mundo, con sorpresa, esta espeluznante presa. Bien podría
ser la mía, la que Gades hoy veía en la punta de una lanza. ¿Mi suerte,
hasta cuándo alcanza? ¿Acabaráse algún día?
ESCENA CUARTA
Se celebra en Roma la fiesta Lupercalia, conmemoración bucólica
de la fertilidad, de origen griego. Marco Antonio participa en la
carrera de faunos desnudos, siguiendo el culto ancestral.
CORO DEL PUEBLO DE ROMA
Lupercalia, sacra fiesta, cuando los faunos cornudos corren por Roma
desnudos. De César, gloriosa testa, corona ya tiene puesta. Como fauno
desbocado, de Arcadia, Antonio ha llegado y diadema de laurel se la ha
impuesto, amigo fiel, mas la plebe la ha negado!
JULIO CÉSAR
Por tercera vez, la plebe, apláudeme por negarme, la corona a
colocarme. ¿Qué les inspira y conmueve? ¿Contra el pueblo, quién se
atreve? Turba ¿Queréis mi cabeza? ¡Yo os la doy, es mi promesa!
¡Sigue tu carrera Antonio y fertiliza, demonio, las madres de esta
dehesa!
CLEOPATRA
Antonio, fauno desnudo, como Adonis, es hermoso. Para Diana un
buen esposo.¡Qué musculoso y nervudo! Deus Pan en él saludo.
Antonio sigue su carrera por las calles de Roma. Los partidarios de
César colocan en todas las estatuas erigidas en su honor, coronas
doradas de laurel. Los Tribunos Flavio y Marulo descubren que
las estatuas de César han sido coronadas en toda Roma:
FLAVIO
Las testas han coronado, de las cesáreas estatuas. Reales insignias
fatuas, sus esbirros, colocado. De la antipatria, atentado es preciso
castigar. ¡Vamos a descoronar al dorado dictador, taimado contradictor,
de sacra voz popular!
MARULO

Del pueblo, somos tribunos y la plebe no ha aplaudido, cuando Antonio
le ha ofrecido la corona. Solo algunos salmodios inoportunos le han
vivado como rey. Esa asalariada grey para César es vergüenza y para
Roma una ofensa contra sus costumbre y ley!
Los dos Tribunos arrebatan las coronas de las estatuas de César.
Los dos dignatarios romanos, Casio y Bruto, les han observado y,
junto al pueblo, aplaudido. Ahora, conmovidos, comentan:
BRUTO
César y su bella amante, Cleopatra de Alejandría, planean la
monarquía. Desde hoy, en adelante, sin descanso, ni un instante, mi
vida por meta toma la salvación de Roma. Y si es preciso perderla,
prefiero, que someterla, del reyezuelo, a la doma.
CASIO
No prefieras, tú, morir. Siendo de Roma caudillo, bajo el sello de tu
anillo, si debe César morir, la condena ha de regir. De tu nombre, la
heredad, la secreta autoridad, de este magnicidio, el vicio, tornarálo en
sacrificio para la posteridad.
CASCA
Muchos ya estamos de acuerdo, que oblíganos tácita ley a impedir que
se haga rey, César. Con Casio concuerdo, que el histórico recuerdo de
bruto, el nombre proclama, que la libertaria llama lleve flameando en su
tea. ¡Cuán pronto Roma la vea, tan pronto Roma la aclama!
TILIO CIMBER
César en honra de Marte, soñando ser coronado, acudirá al Senado.
Senado, con maña y arte, el regicidio comparte. Con espadas y puñales,
démosle golpes mortales. Yo he de tirar de su toga, mientras en sangre
se ahoga el Marte de los marciales.
ESCENA QUINTA
Con motivo del Triunfo celebrado por César en el Foro, se realiza
en casa de Cleopatra en Roma una gran fiesta. Conversan en un
aparte ciertos Senadores invitados:


BRUTO
En estos vastos salones, toda Roma se reúne. La reina Cleopatra une a
quienes, por ambiciones de encumbradas posiciones, de César, buscan
favor. Tiene un hijo de su amor, y nosotros, los romanos ciudadanos, en
sus manos, que esclavos, estamos peor.
CASIO
Bruto, invoco tu valor. Sumidos en la vergüenza, la sangre a hervir
comienza. Tu eres noble Senador, conmigo, conspirador promete ser, te
conjuro. De Roma pende el futuro, en nuestra conspiración que es
venganza y salvación, tras golpe seguro y duro. Mañana, todo el
Senado, guardado por gladiadores, que a Marte brindan honores,
habiéndonos acercado, bajo un signo concertado, a César, sendos
puñales daránle golpes mortales.¡Todos a una asesinos, brindamos
nuestros destinos a los dioses inmortales!
Al otro costado del salón, otro grupo de patricios comenta:
CLEOPATRA
Como veis, caros amigos, César ha vuelto otra vez. El Tíber fluye a sus
pies. Conspiran sus enemigos, en carne propia testigos de sus triunfos y
poder. ¡César rey debéis hacer! Los altísimos honores concedidos son
colores prontos a desvanecer. Del odio los negros frutos, llegarán a
madurar, sus venenos a exudar. Senadores impolutos, han de unir
Casios y Brutos, contra él a maquinar. Todos los indultados y por César
perdonados, son ninguno de fiar. ¡Se los debe aniquilar!
CICERÓN
Ya es Perpetuo Dictador, Árbitro de las Costumbres, ocupa todas las
cumbres, Cónsul es y Emperador. Ser rey no es nada mejor. Oprobio de
la grandeza, que sin duda grave pesa, es el mal que antes causó. César
tras de sí dejó huellas de sangre y tristeza.
MARCO ANTONIO
Guerras le fueron impuestas. Él nunca las provocó. El Rubicón cruzó
por las ofensas funestas, las tramoyas deshonestas que el Senado
construyó y Pompeyo consagró. El triunfo en tantas batallas, Cicerón,
eso tu callas, en franca lucha logró.
Entra Julio César y todos le aplauden. Al juntarse con sus amigos,
que le rodean, éstos le preguntan:
CORO DE AMIGOS DE CÉSAR
César, tú que has escapado de las garras de la muerte, tanto, que ella
conocerte debe, habiéndose mirado rostro en tu ojo reflejado, ¿cuál es,
a tu parecer, el morir que si escoger, dioses te permitirían, tus hados les
pedirían?
JULIO CÉSAR

¿Si tuviere que morir, qué muerte yo escogería? ¿Del lecho, lenta
agonía?¿Ver, lerda, Parca venir, mil y una vez sucumbir? ¡No! exclama
mi fantasía. Sin duda, preferiría la otra muerte y no esa, digo, la que por
sorpresa va a presentárseme un día.
Todos los presentes aplauden, mientras la fiesta sigue.
César y Cleopatra se apartan y, ante el tierno Cesarion, su hijo,
conversan:
CLEOPATRA
Mira a tu hijo, amado mío. Fíjate, que hermoso es. ¡Tú, de cabeza a los
pies! César, no olvides tu crío. Su recuerdo te confío. Y cuando Persas
y Medos estrujes entre tus dedos, acuérdate también de mí. Mi alma ha
de estar junto a ti en peligros y denuedos.
JULIO CÉSAR
Existencia es frenesí, Cleopatra, mi amada y reina. Mis canas, tu mano
peina, como tú, tan joven fui, tan niño, como este aquí. Lo que me
resta de vida, sea en la guerra invertida, que ahora quiero iniciar, para
contigo reinar, sin límite ni medida.
CLEOPATRA
Pero antes de partir, cuídate bien de la trama, que enemigos de tu fama,
que amor aquí ves fingir, contra ti, quieren urdir. Tu pecho pon en
coraza, espada y escudo abraza, pues te celan con la muerte. Quienes
más han de deberte gratitud, son tu amenaza.
ESCENA SEXTA
Al entrar a su aposento en su casa en Roma, César se sorprende de
ver abrirse las ventanas y volar en el viento los visillos y cortinas,
mientras una fatídica luz ilumina a Calpurnia en agitados sueños
embargada, que suspira y se queja acongojada.
JULIO CÉSAR
Calpurnia, querida esposa, ¿porqué tu fruncido seño? ¡Despierta de tu
mal sueño!¿Qué furia, dime, te acosa? ¿Viste acaso horrenda cosa en tu
vana pesadilla? ¿Del Hades, junto a la orilla, alguien viste, que se
embarca y cruza el río, que enmarca, de las sombras pétrea villa? ¿O a
Julia, mi muerta filia?
CALPURNIA
Tú yacías en mis brazos, malherido, atormentado, falleciente,
desangrado, con tu toga hecha pedazos. De espadas, filudos trazos tu
amado cuerpo cortaban. Tus ojos tristes miraban un mundo en el Más
Allá, donde Julia, tu hija está. Tus labios ya no me hablaban.
JULIO CÉSAR
El adivino Spurinna verá en sus sacrificios los signos y los auspicios
con que este Marzo termina. Lo que Suerte me destina, Calpurnia,
magno ha de ser. Tal, ahora, es mi poder, que de la guerra y la paz,
marca César el compás, los dioses por complacer.
César se acuesta a dormir junto a Calpurnia, en una noche
parturienta de relámpagos.
ESCENA SÉPTIMA
ARSÍNOE
Traída como trofeo, para en su triunfo exhibirme, como naranja
exprimirme, en estrujante goteo, venganza vil es, yo creo. La nueva
reina romana, Cleopatra, mi vana hermana, si mi suerte no revierte,
depararáme la muerte, si a ello César se allana.
Me dicen murmuraciones, que a César van a matar, porque se quieren
vengar por todas las vejaciones, muertes y desolaciones, los patricios
del Senado, a quienes ha humillado. Prefieren todos morir, que al tirano
permitir sea por rey proclamado.
Tanto el odio me envenena, de mi desgracia, al despecho, que tal víbora
al acecho en la desértica arena, su paso, cerca, me suena. Yo he rezado
y he pagado porque muera asesinado. la batalla contra él, de mi fin,
hasta el dintel, quiero haberla consumado.
ESCENA OCTAVA
JULIO CÉSAR
El Arúspice Spurinna desentrañe sus augurios, para ver si son espurios
los sueños que en la neblina de su angustia femenina, Calpurnia,
asustada, viera, si sólo quimera fuera o el anuncio perspicaz de
conspiración falaz que, Idus de Marzo, yo muera.

ARÚSPICE SPURINNA

He destripado este gallo y su corazón no hallo. Éste es un signo de muerte, con que la suerte te advierte. He dicho, César y callo. JULIO CÉSAR
Antes de Munda, dijiste que había yo de morir. Triunfando, pude seguir. Equivocarte quisiste. Tal vez, entonces, mentiste y hoy me vuelves a fallar. Tu oficio no es de fiar. Los designios del destino, a cambiarlos nunca atino y me suelen amparar! Mientras César entra al Teatro de Marte, donde el Senado le
espera, Artemidoro de Cnidos pone en sus manos una nota de
advertencia. César ya no le escucha cuando, desesperado, este
amigo le recita su mensaje:

ARTEMIDORO DE CNIDOS
César, te quieren matar los Senadores Romanos. ¡No te pongas en sus manos! Tu guardia manda a llamar. En nadie puedes confiar. Te acechan ya Casio y Bruto, Buciliano y el astuto Casca, Trebonio y Cecilio, Minucio Basilio y Tilio Cimber. ¡Sal este minuto! CORO DE LA PLEBE
César, te van a matar los Senadores Romanos ¡Quieren tu sangre en sus manos! En nadie debes confiar. Manda la guardia a llamar. ¡Cuídate de Casio y Bruto, Rubrius Ruga y del astuto Casca, Mario Spurio y Naso, Servius Galva! El tiempo escaso, no te queda ni un minuto! El Senado recibe a César. Se le acercan muchos conspiradores. Le
importuna Tilio Cimber.

JULIO CÉSAR
¿Tilio Cimber, tú qué pides? El paso al templo me impides.El destierro de tu hermano, tratarlo ahora es en vano. ¡Al tocarme te desmides! Casca, canalla, me heriste.¿Cuántos puñales y espadas de venganzas desatadas, Dios Júpiter, permitiste? ¿Hijo Bruto, tú también? Las vísceras destrozadas por veintitrés puñaladas y la última me da quién? Bruto, que me quiere bien. Ante tamaña traición de la Romana Nación, cúbrome de pena el rostro y, a tus pies, Muerte, me postro, traspasado el corazón. César fenece en el templo de Marte, ante la estatua de su enemigo
Pompeyo.

EPÍLOGO
Los Romanos se han reunido en el Foro, al pie del Capitolio, para
celebrar el funeral de Julio César. De acuerdo a costumbre
ancestral, Marco Antonio, como Cónsul y amigo de César, lo elogia
en su discurso:

MARCO ANTONIO
Julio César yace aquí. Su muerte fue natural. ¡Furioso, el suyo final! Su toga quedóse así: (Muestra la toga sangrienta y despedazada) Peor masacre no vi. Muy natural su muerte: Acabarse de hombre fuerte el morir desangrado, por mendigos traicionado, que en héroes, suerte convierte.Julio César yace muerto, quien a los Galos venció, los Germanos doblegó.Del Hades, en último puerto, Julio César yace yerto. A los Romanos dejó lo que en vida más gustó: Su rozagante jardín, del Tíber en el confín donde a Cleopatra albergó.A cada uno, su dinero dona por parte iguales. Lo atestiguan las Vestales, que su testamento entero guardan en sacro venero. César a su pueblo amó. Nos, de ninguno olvidó. Nunca déspota o tirano hubo, que el Pueblo Romano como a César consagró. Levantemos una pira. Del fuego, suban al vuelo sus cenizas hasta el cielo. ¡Ave Fénix que respira nueva vida, cuando expira! Sus rescoldos y pavesas sean antorchas traviesas, con que incendie la venganza, el nido, donde Acechanza nutre sus crías aviesas. CORO DE LA PLEBE ROMANA
En nido, donde Acechanza nutre sus crías aviesas, sus rescoldos y pavesas, como tea de venganza, prendan, de llamas, la danza. Ave Fénix que respira nueva vida, cuando expira, de César suban al vuelo, las cenizas hasta el cielo. ¡Que Roma sea su pira! La plebe despedaza y hace leña de los bancos y curules del Foro,
levanta una pira funeraria, enciende la hoguera e incinera a Julio
César. Toma los leños candentes como antorchas y sale del teatro a
quemar las casas y residencias de sus asesinos.

Source: http://www.liceus.com/cgi-bin/ac/pu/2.%20CESAR%20Y%20CLEOPATRA.pdf

Saft – key questions

Saft Interview - Article Aircraft Technology Engineering & Maintenance 1) Saft’s expertise ranges across a number of different industries. What are the key characteristics of aviation batteries and what special requirements must they fulfil? Aviation batteries are a crucial link in aircraft safety. With 80+ years of experience in aviation, one Saft battery takes off every two seconds, S

ssim.ac.in

SIVA SIVANI INSTITUTE OF MANAGEMENT From Director’s Desk News Brief 22 -07-2010 __________________________________________________________________ MARKETING 1. Toyota launches diesel variant of Corolla Altis Gearing up for December launch of its small car, Etios. Toyota Kirloskar Motors (TKM) on Wednesday launched the diesel version of its premiumsedan, the Corolla Altis. Priced at

Copyright © 2010-2014 Medical Science