Mais les résultats doivent être attendus longtemps et il n'y a généralement pas de temps amoxicilline prix L'autre cas, c'est que l'achat d'un ou d'un autre antibiotique dans une pharmacie classique nécessite des dépenses matérielles considérables et pas toutes les personnes ne peuvent acheter des produits pharmaceutiques aussi coûteux.

Eseade.edu.ar

Revista de Instituciones, Ideas y Mercados Nº 48 | Mayo 2008 | pp. 159-195 | ISSN 1668-0693
LOS TÉRMINOS DE INTERCAMBIO
Y EL CAMBIO TECNOLÓGICO
“No creo que exista ninguna emoción que pueda atravesar el corazón del hombre equivalente a la que siente el inventor que ve cómo una creación de su mente se des- Este trabajo repasa distintas evidencias de la historia del siglo XX que mues-tran una estrecha correlación entre la expansión del comercio libre y losperíodos de crecimiento económico, y viceversa, e intenta mostrar los efec-tos pacificadores del incremento de los flujos comerciales y de la libre movi-lidad de capitales. Asimismo analiza la teoría de Raúl Prebisch sobre el dete-rioro de los términos de intercambio y sus derivados: la política de sustituciónde importaciones, la planificación e intervención estatal y la teoría de la depen-dencia. Intentamos demostrar que esa teoría se basa en datos endebles o fal-sos, porque no tiene en cuenta el continuo y acelerado cambio tecnológicoincorporado en los productos manufacturados y servicios exportados por lospaíses desarrollados. Por lo tanto, sugerimos desechar las conclusiones a lasque arriba aquella teoría por ser también endebles o falsas. I. Acerca de las ventajas del libre cambio
Planteo del problema y evidencias empíricas
Sostiene Alberto Benegas Lynch que “desde hace más de doscientos años sediscuten las posiciones del librecambio frente al llamado proteccionismo.
Profesor de ESEADE. [email protected] [Pero] a juzgar por los resultados de esta discusión no resulta claro que sehayan comprendido los argumentos del librecambio que muestran las venta-jas de comprar más barato y de mejor calidad” (Benegas Lynch, 1998).
Los argumentos teóricos en favor del libre cambio son muy conocidos.
Han sido descriptos en innumerables ocasiones desde Adam Smith, DavidRicardo y Federico Bastiat hasta Milton Friedman, el mismo Alberto Bene-gas Lynch (2002), y muchos otros autores modernos: la división del traba-jo internacional, el aumento de la productividad asociada a la especializa-ción, la mayor diversidad de productos a menor costo para consumidoresy productores, etc. La pregunta que salta a la mente del lector avispado espor qué mucha gente inteligente y presumiblemente bienintencionada sigueabogando por distintas formas de proteccionismo. Podría ocurrir que losdatos de la economía real mostraran que no existe correlación entre el aumen-to del comercio y el crecimiento de los países. Pero el lector podrá apre-ciar que la evidencia es abrumadora en sentido contrario. Alan Greenspan, desde su privilegiada ubicación como presidente de la Reserva Federal de los EE.UU. durante 18 años (y previamente desde elCouncil of Economic Advisors, grupo de economistas que asesora al presi-dente en cuestiones de política económica) en su reciente libro describe endetalle cómo el camino del progreso está ligado a la apertura comercial ya la libre movilidad de capitales. Greenspan repasa el proceso de aperturamundial que surgió en la post-guerra y en especial el gran crecimiento delcomercio global. Muestra cómo el proceso se aceleró a partir de la caídadel muro de Berlín, con la incorporación de centenares de millones de nue-vos trabajadores chinos e indios, y del ex-bloque soviético, al mercado mun-dial. Esta expansión del comercio sumó la mano de obra barata de esospaíses a los capitales y tecnología occidentales, provocando una explosiónde bienes y servicios a muy bajos precios y de cada vez mayor calidad.
Esto provocó dos efectos: por un lado una fuerte presión deflacionaria queduró dos décadas, por el otro, debido a las altas tasas de ahorro de estospaíses (poco acostumbrados al consumo), una acumulación de reservasque se reciclan a los EE.UU. y otros países desarrollados permitiendo unacaída en las tasas de interés mundiales. Escribe Greenspan: Tariff barriers declined in the years following World War II, a result of a gene- ral recognition that protectionism before the war had led to a spiraling down of trade- a reversal of the international division of labor which contributed to the virtual collapse of world economic activity. The postwar liberalization of trade helped open up new financial institutions and products […] toward glo- bal market capitalism even during the years of the cold war. In the following quarter century, the embrace of free-market-capitalism helped bring inflation to quiescence and interest rates to single digits globally (Greenspan, 2007:10).
Esta nueva etapa de apertura mundial ha sido denominada como Glo- We are living in a new world –the world of a global capitalist economy that is vastly more flexible, resilient, open, self correcting and fast changing than it was even a quarter century earlier (Greenspan, 2007:12).
El proceso de apertura al comercio y al capital internacional, que empe- zara en la post-guerra, mostró una aceleración a principios de los 80’s, quese profundizó luego de la caída del muro de Berlín en 1989 y ha dejadoevidentes mejoras económicas y sociales en todo el mundo. En efecto, latan criticada globalización es responsable de la caída más drástica delnivel de la pobreza en los tiempos modernos. Las nuevas ideas que llega-ron a China, desde 1978, muy especialmente la protección de los derechosde propiedad, produjo una explosión en la inversión extranjera directa (IED)hacia ese país: de US$ 57 millones en 1980 pasó a US$ 4.000 millones en1990 y saltó a US$ 70.000 millones en 2006 (a una tasa de crecimientoacumulado del 21% anual) (Greenspan, 2007:12). El resultado de combi-nar el capital extranjero, a los que se les aseguraron los derechos de pro-piedad sobre activos y ganancias, unido a la disponibilidad de mano deobra con bajos salarios, fue extraordinario: En China 25 años atrás, 600 millones de personas –dos terceras partes de la población– vivían en un estado de extrema pobreza (con un dólar por día o menos). Hoy el número que vive con un dólar [constante] o menos es menor a 180 millones. En el mundo como un todo, 135 millones escaparon de la pobreza extrema en apenas 5 años (de 1999 a 2004) (The Economist, 26- Un fenómeno similar se extiende por diversos países: En el sudeste asiático, el número de personas sin acceso a agua potable se redujo a la mitad desde 1990. (…) La proporción de muertes por malaria y tuberculosis está cayendo en la mayoría de los países pobres, con la excep- ción de África. La mortalidad infantil también se ha reducido. En 2007 UNI- CEF, el fondo de las Naciones Unidas para la infancia, dijo que por prime- ra vez en la historia moderna menos de 10 millones de niños mueren por año antes de alcanzar los 5 años de edad. Es todavía un doloroso número, pero representa una caída de un 25% desde 1990. La expectativa de vida ha crecido en los países de ingresos medios y bajos. La larga marcha hacia la alfabetización está llegando a su fin: ? partes de las personas entre 15-25 años estaban alfabetizados en 1975, ahora esa tasa se acerca al 90% (…) Desde mediados de los 90’s, el ingreso del quintil inferior ha crecido en todas partes con la excepción de América Latina (países afectados por las crisis de deuda). En Asia, el ingreso real del quintil más pobre creció 4% por año, en África, un 2% al año, más rápido que el aumento en otros grupos de ingre- sos superiores (The Economist, Op. Cit.).
La declinación de la pobreza en el mundo es a esta altura innegable. Esto es un hecho notable debido a que la pobreza es el estado natural del hom-bre. Los hombres fueron pobres durante 35.000 años en un mundo siem-pre rico en recursos naturales de todo tipo. La esperanza de vida al naceraumentaba muy, muy lentamente. La gente moría joven, paupérrima, malalimentada y plagada de pestes y enfermedades de todo tipo, mientras “elhombre era el lobo del hombre”. Sorprendentemente en los últimos 300 años, primero cambiaron las ideas, y como consecuencia se produjo una explosión de riqueza. A nues- tro juicio, mucho tuvieron que ver las ideas de Hume, Locke, Voltaire, Pai-ne, Bastiat, Say, Menger… Pero, tal vez fue Adam Smith quien primerocomprendió cabalmente cómo los mercados libres y la propiedad privadatransforman los recursos naturales en riqueza para los seres humanos.
Desde 1970 a 2000, los números muestran un impresionante derrame de la riqueza por sobre la pobreza mundial: La pobreza extrema (medida comolas personas que viven con menos de un dólar constante por día) cayó de 15,4%al 5,7% de la población mundial; el porcentaje que vive con menos de 1,5dólares diarios cayó de 20,2% a 7%; con menos de 2 dólares, de 29,6% a10,6%; y con menos de 3 dólares de 46,6% a 21,1% (The Economist, 2008).
Nota: El primer tramo de pobreza se refiere a la metodología del World Bank(1 U$S/Día) corresponde a U$S 1,05/Día a precios de 1985; esto es, U$S495 por año a precios de 1996. La segunda línea de pobreza usada por Bha-lla (2002), la acrecienta en un 15%, equivale a U$S 570 por año. La terceray cuarta línea de pobreza corresponde a U$S 2/Día y U$S 3/Día a precios de1996 (respectivamente US$ 730 y US$ 1140 por año). ¡Se redujo cerca dedos tercios la extrema pobreza en todo el mundo y un 54% la pobreza total! Paralelamente se prolongó la vida de los seres humanos, desde hace unos 300 años, la esperanza de vida al nacer empieza a crecer exponencialmen-te, gracias a los nuevos inventos, los medicamentos, las nuevas formas deproducción, etc. Así, la esperanza de vida en los EE.UU hacia el año 1800era de alrededor de 40 años, pasando en el 2002 a cerca de los 80 años (datosbasados en Kurzweil, 2005: 324). La tecnología, lejos de generar desem-pleo (como enseñan en nuestros colegios) prolonga y mejora la vida de loshabitantes del planeta.
La evolución del comercio y su correlato con el progreso
La evolución del comercio que muestra la historia reciente va de la manocon la historia del progreso y a contramano de la historia de las guerras. Enel informe sobre el Estado del Comercio en el Mundo de abril de 2007, laOrganización Mundial del Comercio (WTO), muestra claros ejemplos deesta afirmación. Los autores sostienen que muchos historiadores creyeron ver la segunda mitad del siglo XIX como una era dorada de cooperación inter-nacional en Europa, caracterizada por crecimiento económico y el surgi-miento espontáneo del comercio multilateral. Pero esta era dorada durópoco. El colapso de la cooperación y el comercio internacional, junto con elconsecuente deterioro de la economía, constituyeron el contexto sobre el queEuropa se sumergió en la Primera Guerra Mundial en 1914. Más de 50 tra-tados europeos de comercio fueron retocados por la demanda proteccionistade los agricultores y algunos industrialistas a comienzos de la década de 1890.
Muchos países aplicaron altas barreras al comercio en diversos sectores y laspotencias europeas utilizaron crecientemente sus propias colonias para comer-ciar, con acuerdos preferenciales (World Trade Report, 2007: 35-43) El informe de la WTO describe cómo creció el nacionalismo en Alema- nia e Italia, mientras los EE.UU. aumentaban su poder y el Reino Unidodeclinaba. Las naciones europeas competían ferozmente por los territorioscoloniales; las disputas territoriales en Europa, en particular entre Francia yAlemania, contribuyeron a deteriorar las relaciones internacionales generan-do así las condiciones para la guerra. En los años anteriores a la segunda gue-rra mundial se vivió un proceso similar: se extinguía la cooperación interna-cional, la política comercial parecía errática, con arranques proteccionistas,discriminación y un paulatino aumento de la tensión política (comercial ymonetaria). Esta situación, como sabemos, generó un deterioro económicomundial que se conoce desde entonces como “La Gran Depresión” y que … se caracterizó por la inestabilidad e impredecibilidad con respecto a la política comercial. A medida que se deterioraban las condiciones económi- cas a finales de los 20’s, la Guerra Comercial provocada por las tarifas de la ley Smoot-Hawley (1930) agravaron la crisis económica que resultó en una contracción del flujo comercial de un 60% entre 1929 y 1932. En 1932, el comercio llegó al mínimo desde 1921 […] cayó un tercio en términos reales (WTO, 2007: XX, 42 y Apéndices 1-4 ).
El impacto en la economía fue tremendo: “El PBI conjunto del Grupo de los 7 (integrado por los Estados Unidos, Alemania, Japón, Gran Breta- ña, Francia, Italia y Canadá) cayó 18,5% en términos reales entre 1929 y1932, y no logró recuperar el nivel de 1929 sino hasta 1936.”(De Pablo,2006:4). Los EE.UU. abandonaron el Patrón Oro, lo que instó a ocho paí-ses europeos a formar el “bloque del oro”, pero no alcanzaron un compro-miso para estabilizar el tipo de cambio del dólar con lo que tampoco se logróun acuerdo tarifario. El quiebre del comercio exacerbó la deflación y eldesempleo, y comenzaron las devaluaciones competitivas entre las mone-das (WTO, 2007: 32, 44-45). La política comercial se mantuvo complicada hasta el fin de las hostili- dades. Pero inmediatamente finalizada la guerra, empieza a observarse la con-tracara del proceso de deterioro económico unido a la destrucción del comer-cio. El 1° de enero de 1948 se creó el GATT, con sus 23 miembros originales.
Seis décadas más tarde el GATT, transformado en la World Trade Organiza-tion (WTO), cuenta ya con más de 150 países miembros. De este modo, parabien o para mal, la historia del GATT se entrelaza con la rápida expansióndel comercio durante la segunda mitad del siglo, cada vez más libre. Es poreso interesante analizar la perspectiva de ese organismo que observa el aumen-to de producto mundial unido a la multiplicación del comercio: Desde el establecimiento del GATT en 1948 las tarifas aduaneras se han reducido progresivamente (…). [Aunque] se han hecho mayores progresos en el sector manufacturero que en la agricultura. Las tarifas de productos industriales han bajado de un promedio entre 20 y 30% a menos de 4%. Tam- bién se logró algún progreso en la eliminación de barreras no arancelarias.
El volumen de comercio mundial se multiplicó 27 veces desde 1950, tres veces más rápido que el crecimiento del producto mundial. La contribu- ción de la reducción de las barreras comerciales para este logro impresio- nante ha sido significativa aunque despareja (WTO, 2007: xxxii).
El promedio de tasas de crecimiento entre 1950-2005 fue del 6,2% para las exportaciones totales, del 7,5% para las manufacturas y del 3,8%para el PBI mundial (WTO, 2007: 243). Durante ese lapso, se crearon 211Acuerdos Tarifarios Regionales (RTAs). Si bien existían algunas dudas porque algunos de esos tratados parecían promover la protección más queel comercio, trabajos recientes sugieren que han contribuido a la fuertealza de la Inversión Extranjera Directa (IED). En los últimos tiempos la tendencia parece, en todo caso, acelerarse.
Un informe de la UNCTAD (2007) indica que la IED aumentó un tercio en2006 a $ 1,23 billones de dólares, el segundo récord histórico.1 En el perí-odo 1996-2006, el volumen del comercio creció en términos reales algopor encima del 6% anual, mientras que el producto bruto se expandió auna tasa cercana al 3% anual (WTO, 2007:2). Entre 2000 y 2006 el creci-miento del comercio de mercaderías se aceleró a una tasa del 11% anual.
Las exportaciones de los países menos desarrollados treparon al 20% anual,lideradas por China que creció al 25% anual, India al 19%, CIS y Federa-ción Rusa al 19%, los exportadores de petróleo al 19%, Sud América al 14%.
Los países desarrollados fueron algo menos exitosos: Europa alcanzó el cre-cimiento promedio mundial, un 11%, pero los EE.UU. y Japón lo hicieronsólo al 5% anual. La expansión del comercio de servicios fue del 10%,apenas por debajo de las mercancías. Lideradas posiblemente por China yla India aunque no tenemos datos de todo el período, y por Rusia y CISque se expandieron al 20 y 21% respectivamente (WTO, 2007:11-12).
“En 2007, el crecimiento del comercio global continuaba a una tasa del 9%. De acuerdo al Banco Mundial, el ingreso nacional de la Unión Europease elevó un poco más que EE.UU. por primera vez en la década. El creci-miento en el Este de Asia fue del 10%, en el Sudeste Asiático del 8%, en Euro-pa Oriental casi 7% y en África, gracias al boom de los commodities, másdel 6%. […] Casi la mitad de la humanidad, diseminada en 40 naciones,vive en países que crecen al 7% anual o más, una tasa que duplica el tama-ño de una economía en una década.” (The Economist, 26-ene-2008).
Si bien, podríamos argüir que dicho crecimiento puede haber sido exa- gerado por laxas políticas monetarias en muchos de los países desarrolla-dos, lo cierto es que demuestra que con la profundización de la globaliza-ción el crecimiento se ha diseminado por todos los continentes. Esta evidencia confirma que el crecimiento del comercio y de la eco- nomía mundial han ido de la mano, tanto en las fases expansivas como en las contractivas. Incluso parece claro que sus beneficios se están distribu-yendo por todo el globo. También indica que los países menos desarrolla-dos van incrementando su participación en el PBI mundial. Según el FMI(2007) China y la India serán los principales contribuyentes al crecimien-to mundial en el trienio 2006-8.
El comercio como pacificador
Existe una línea teórica adicional que plantea un extraordinario argumen-to en favor de la apertura comercial y la libre movilidad de capitales. Lootorgan pensadores de la talla de Federico Bastiat (a quien se atribuye lafrase “si las mercancías no cruzan las fronteras, lo harán los ejércitos”), JuanBautista Alberdi (1870), Ludwig Von Mises (1944) y Friedrich Hayek, quie-nes insistían en el poder del comercio para evitar las guerras o al menosdisminuirlas. Así, sostenía Alberdi que: El comercio es el gran pacificador del mundo después del cristianismo, es la industria internacional y universal por excelencia, pues no es otra cosa que el intercambio de los productos peculiares de los pueblos, que permite a cada uno ganar con ello su vida y vivir vida más confortable, más civili- zada, más feliz.” […] “Cada tarifa, cada prohibición aduanera, cada requi- sito inquisitorial de la frontera, es una atadura puesta a los pies del pacifi- cador; es un cimiento puesto a la guerra.” […] “Las tarifas y las aduanas, impuestos que gravitan sobre la paz del mundo, son como otros tantos Piri- neos que hacen de cada nación una España , como otras tantas murallas de la China que hacen de cada Estado un celeste imperio, en aislamiento.”[…] “A medida que el comercio unifica al mundo, las aduanas nacionales van quedando de la condición que eran las aduanas interiores domésticas. Y como la unidad de cada nación culta se ha formado por la supresión de las adua- nas provinciales, así la unidad del pueblo-mundo ha de venir tras la supre- sión de esas barreras fiscales, que despedazan la integridad del género huma- no en otros tantos campos rivales y enemigos (1870: 33-34).
Alberdi llegó incluso a arriesgar una predicción optimista que hoy parece alcanzarse en algunos lugares y, tal vez, pueda ser vista algún díacomo tendencia general: “La guerra no será abolida del todo; pero llegaráa ser menos frecuente, menos durable, menos general, menos cruel y desas-trosa” (1870: 61).
Para comprender esta línea de pensamiento, basta con identificar dos tipos de relaciones interpersonales: una basada en la violencia o amenazas de vio-lencia o intimidación, y la otra es el intercambio libre y voluntario, que lle-va a la sociedad contractual. Como ejemplos de la primera forma están elrobo, las mafias, la guerra, el asesinato, la esclavitud, la servidumbre. Ejem-plo de la segunda son las modernas repúblicas democráticas capitalistas quese expanden por el globo, han desarrollado un comercio cada vez más librebasado en la ley y esparciendo el intercambio voluntario, primero interna-mente y luego entre las naciones. Así, se ha expandido la división del traba-jo interno, y cada vez más se extiende la división del trabajo internacional.2 La tesis de Adam Smith se ve día a día ratificada por los hechos, cada persona que actúa libremente persiguiendo su propio interés interactúa conotros seres humanos que persiguen los suyos, ganando ambos en cadatransacción y creando riqueza en el mismo acto. Alberdi lo había intuidocon claridad: Cada ferrocarril internacional vale dos tratados de comercio, porque el ferro- carril es el hecho, del que el tratado es la expresión.[…] La telegrafía eléctri- ca cambia la faz de la diplomacia, reuniendo a los soberanos del mundo en congreso permanente sin sacarlos de sus palacios, reunidos en un punto por la supresión del espacio. Cada restricción comercial que sucumbe, cada tari- fa que desaparece, cada libertad que se levanta, cada frontera que se allana, son otras tantas conquistas que hace el derecho de gentes en el sentido de la paz, más eficazmente que los mejores libros y doctrinas (1870: 35).
El autor intelectual de la Constitución Argentina preveía la emergencia de un contrato social supranacional; hablaba de “la sociedad de naciones”, la“liga de los neutrales”, o “los Estados Unidos del Mundo”. Incluso se anti- cipó a las Cortes Internacionales de Justicia; a la Corte Permanente de Justi-cia Internacional de 1921, y su sucesora la Corte Internacional de Justicia esta-blecida en 1945; o los cascos azules y cascos blancos que él llamaba “solda-dos de la paz”. Más aún, anticipaba que la mutua dependencia que surge dela especialización internacional sería una fuente de equilibrio mundial: ¿Queréis establecer la paz entre las naciones hasta hacerles de ella una necesidad de vida o muerte? Dejad que las naciones dependan unas de otras para su subsistencia, comodidad y grandeza. (…) Por medio de la liber- tad completa dejada al comercio (…) Esa dependencia mutua… no solamen- te aleja la guerra porque es destructora para todos, sino que también hace de todas las naciones una especie de nación universal, unificando y conso- lidando sus intereses, y facilita por este medio la institución de un poder internacional… (Alberdi, 1870: 35).
Friedrich Hayek comprendió la importancia de estos elementos al pun- to tal que prefería el término catalaxia para describir el orden que surge porel mutuo ajuste de las economías individuales en un mercado (1979). No legustaba el término “economía”, porque en su raíz griega se refiere a laadministración de una familia, lo cual haría suponer que en una sociedadlos individuos poseen los mismos intereses. En cambio, el término catala-xia (del griego ) proviene del verbo katallasso que signifi- ca “intercambiar” pero además “admitir en la comunidad” y “transformar alenemigo en amigo”. Es decir, conserva el verdadero significado ético-socialdel intercambio en el mercado: la libre voluntad de dos o más personas que,buscando su propio interés, aprenden a colaborar en beneficio mutuo.
El comercio como pacificador: datos empíricos en favor de la tesis
Hemos visto cómo la historia europea del siglo XX es una prueba de ladeclinación provocada por las ideas estatistas y proteccionistas de principiosde siglo. Para un estudio detallado de la relación entre las ideas proteccionis-tas y estatistas, y el derrumbe hasta el final de la guerra, puede leerse una pormenorizada y brillante descripción desde el epicentro de la crisis, Alema-nia, relatada por Ludwig von Mises (1945) en The Omnipotent Government. La misma historia europea de la segunda mitad del siglo XX es la mejor prueba de que el comercio es un gran pacificador universal. Desdelos primeros tratados del acero y el carbón entre Alemania y Francia, en laposguerra mundial hasta la actualidad, se han visto 60 años de paz entrelas principales potencias europeas. Países guerreros que se enfrentaronviolentamente durante siglos –como Inglaterra, Francia, Alemania, Españae Italia– han logrado vivir en paz. Tal como preveían los teóricos, el libreintercambio de bienes y servicios, la libre movilidad de capitales y de per-sonas han permitido que ya no se disparen unos a otros, y han logrado encau-zar las ansias de los líderes políticos y empresarios. La guerra fría entre los países libres y el bloque soviético duró muchos más años hasta que terminó con la caída del muro de Berlín en 1989. Peroya a partir de 1970, y a pesar del terrorismo y de guerras actuales como lasde Afganistán e Irak, la cantidad de muertos y la destrucción del hombrepor el hombre, afortunadamente están en baja: El número de conflictos (tanto internacionales como civiles) cayeron des- de más de 50 en 1990 a algo más de 30 en 2005, esto según las definicio- nes de académicos de las universidades de Uppsala y British Columbia que escribieron el “Human Security Report”[…] Las guerras internacionales tuvieron un pico en 1970 y cayeron desde entonces sin interrupción […] Las guerras civiles continuaron creciendo hasta 1990 y luego cayeron pre- cipitadamente.” […] En total, el número de caídos en combate cayó de más de 200.000 anuales a mediados de la década de 1980 a menos de 20.000 a mediados de la década actual (The Economist, 2008).
Por supuesto son cifras sujetas a error como aclara el mismo artículo citado, pero queda clara la tendencia. A estas cifras cabrían agregarle losmuertos por el genocidio de Darfur, pero que quedan empalidecidos cuan-titativamente frente a los genocidios de finales de los 80’s y principios delos 90´s: Bosnia, Rwanda y Burundi. Cabe notar que la excepción a la regla es el Terrorismo que parece cre- cer en todo el mundo, aunque concentrado en Medio Oriente. Aún así,cabe poner el terrorismo en perspectiva, por ejemplo comparando las másde 20 muertes diarias por accidentes automovilísticos en la Argentina conlos 14 muertos diarios por coches-bombas en Irak, durante 2007.3 Todas estas macabras cifras, aún estando sujetas a error, muestran con suficiente claridad una inmensa mejoría cuando se las compara con las muer-tes producidas por las grandes guerras de la primera mitad del siglo XX, opor el régimen comunista en URSS y China hasta 1975. En efecto, lasegunda guerra mundial dejó cerca de 60 millones de muertos en 5 años,4cerca del 2% de la población mundial de aquella época; a los cuales habríaque sumarle entre 8 millones y 15 millones de muertos de la primera gue-rra mundial,5 más otros 500.000 o un millón de muertos de la guerra civilespañola, tal vez, un millón en la guerra civil mexicana, más 1,5 millonesde armenios masacrados por los turcos,6 más entre 20 y 60 millones de muer-tes atribuibles a las purgas, ejecuciones y deportaciones de Stalin,7 más 40millones causadas por el régimen de Mao en China.8 Existe también una correlación positiva entre la apertura de la econo- mía, hoy llamada, globalización y la democracia. A este respecto, AlanGreenspan (2007:376) cita el estudio de Eichengreen y Leblang (2006),que durante el período de 130 años desde 1870 a 2000 encuentra una altacorrelación entre globalización y democracia: “La apertura económicapromueve la democracia…” al mismo tiempo que “las democracias tienenmayor probabilidad de remover los controles de capital”.
Por su parte, Erich Weed, profesor de sociología de la Universidad de Bonn, al finalizar una amplia investigación sobre los estudios empíricosrelacionados con el tema llega a la misma conclusión: “…a strong andbeneficial link exists between globalization and the avoidance of war. Inmy view, the economic benefits of globalization and free trade are muchless important than the international security benefits” (Weede, 2004:168).
Weede enciona a Russet (1993) y Russet y Oneal (2001), que demuestranque rara vez las democracias pelean entre ellas, y admite que en el pasa-do él compartía la creencia de que esto se debía a una Pax impuesta por el imperio Americano, y que sólo más tarde comprendió la influencia paci-ficadora de la democracia y el libre comercio. Un segundo aspecto res-catado por Weed es que la prosperidad, el alto ingreso per capita, pro-mueve la democracia (Burkat y Lewis-Beck 1994; Lipset 1994; Przeworskiet al. 2000; Boix and Stokes 2003; Rajapatirana 2004). En tercer lugar,la orientación hacia la exportación en los países pobres y los mercadosabiertos en los países ricos promueven el crecimiento y la prosperidaddonde es más necesario –en los países pobres– (Greenaway and Nam 1988;Dollar 1992; Edwards 1998; Lindert and Williamson 2001, 37; Dollarand Kraay 2002; Rajapatirana 2004). Un cuarto punto señalado por Weedes que el comercio bilateral reduce el riesgo de guerra entre un par denaciones (Oneal and Russett 1997, 1999; Russett and Oneal 2001). Quin-to, el comercio contribuiría al establecimiento o el mantenimiento decierto capital moral como elemento civilizador y pacificador (Ratnapala2003). Por último, Weed comenta las críticas de diversos autores: Beck,Katz y Tucker (1998) hacen un comentario sobre ciertas mediciones peroque no afectan las conclusiones; Hegre’s (2000) agrega que el efectopacificador sería mayor cuanto más grande es el país involucrado; Mous-seau, Hegre, y Oneal corrigen esta idea y señalan que “si bien el comer-cio genera importantes beneficios pacificadores a todas las partes invo-lucradas, la reducción de conflictos depende también del estado de desarrolloeconómico (2003); Gelpi y Grieco (2003), en su visión, el comercio nologra pacificar los estados autocráticos; Mansfield y Pevehouse (2003),agregan que no sólo el comercio es importante, también lo son las Inver-siones Extranjeras Directas, que promueven prosperidad, crecimiento ydemocracia pero que requeriría mayor investigación empírica. Luego ana-liza una crítica radical de Barbieri (2002), quien dice que el comercioincrementa el riesgo de conflicto y detalla, en este caso, los errores de suanálisis.9 Me gustaría terminar este capítulo con la siguiente cita: The apparent stability of our global trade and financial system is a reaffir- mation of the simple, time-tested principle promulgated by Adam Smith in 1776: Individuals trading freely with one another following their own self interest leads to a growing, stable economy. The textbook model of market perfection works if its fundamental premises are observed. People must be free to act in their self-interest, unencumbered by external shocks or eco- nomic policy. The inevitable mistakes and euphorias of participants in the global-marketplace and the inefficiencies spawned by those missteps pro- duce economic imbalances, large and small. Yet even in crisis, economies, seem inevitably to right themselves (though the process sometimes takes considerable time) (Greenspan, 2007).
Nuestra conclusión es que la gran apertura comercial, el fuerte creci- miento de las inversiones extranjeras directas y la libre movilidad decapitales, junto con las nuevas diversas tecnologías de comunicación,surgidos en el mundo de post-guerra –a lo que llamamos globalización–han promovido un fuerte crecimiento económico, la eliminación progre-siva de la miseria y de la pobreza, el descenso de la cantidad de conflic-tos bélicos y de las muertes causadas por la guerra, y la expansión de lademocracia.
Dos comentarios al pasar. Inequidad y libre comercio
Si el lector acepta la noción de que el incremento del comercio y de lamovilidad de capitales acelera el crecimiento y lo distribuye entre losdistintos países, y que además es un agente pacificador. Quedaría toda-vía una posible objeción contra la “Globalización”. El crecimiento delmundo podría ir de la mano de un aumento de la inequidad al interior decada país. Así parecen sugerirlo algunos estudios que utilizan indicado-res, tipo Gini, que revelan que en los últimos tiempos aumentó la desigual-dad tanto dentro de los países ricos como los pobres. Sin embargo, losdatos no son concluyentes debido a que en el pasado se observan casosdonde el crecimiento aumentó al mismo tiempo que se reducía fuerte-mente la desigualdad. Tal es el caso de los Tigres Asiáticos –Taiwán, HongKong, Corea y Singapur– entre 1950 y 1990 (Balassa).
De todos modos, no es nuestra intención entrar en esta última polémi- ca. Para el análisis del presente artículo basta con demostrar que todos lospaíses que abren sus mercados al capital y al comercio internacional expe-rimentan una mejora en el nivel de vida de todos sus habitantes, ya seanricos o pobres. Correlación y causalidad
Hasta aquí hemos sostenido que la correlación entre el crecimiento del comer-cio y del producto mundial es bastante evidente, pero la discusión académi-ca es más difusa con respecto a cómo se logró la apertura comercial de lasegunda mitad del siglo. Está claro que el renacimiento del comercio no fuefruto de la espontaneidad que promovería el pensamiento liberal. De habersido así, podríamos haber observado aperturas unilaterales sin la necesidadde acuerdos bilaterales o multilaterales. Lo que muestra la historia, en cam-bio, es que al finalizar la guerra, los EE.UU. emergieron como una poten-cia política y económica, y decidieron jugar un papel importante en el dise-ño de las nuevas relaciones internaciones. Querían evitar, a toda costa, elreinicio de las batallas proteccionistas. Así, el comercio fue un componen-te central del acuerdo de Bretton Woods (WTO, 2007:179) y el GATT-WTO fue uno de los principales actores que colaboró promoviendo com-plejos acuerdos comerciales. El Mercado Común Europeo surgió como otrafuerza que promovió la cooperación y la integración política y económicaen Europa, en especial entre Francia y Alemania, minimizando el riesgo deguerra (WTO, 2007:183). Así, Bagwell y Staiger (2002) dicen que cadatarifa que redujo un gobierno fue el resultado de una negociación de laWTO promovida por exportadores de algún lugar del mundo (WTO, 2007:50).
La apertura comercial no parece haber sido impulsada por la presión de los consumidores sino más bien por los exportadores que buscan nuevosmercados y logran que sus gobiernos negocien apertura a cambio de abrirsus propios mercados. En el trabajo de la WTO (2007) se puede ver un detallado análisis de la racionalidad detrás de los acuerdos comerciales, desde la eficiencia econó- mica derivada del análisis liberal hasta el neorrealismo o las nuevas for-mas de Real Politik, el constructivismo.10 Algunos trabajos mantienen quelos gobiernos imponen tarifas aduaneras para obtener apoyo político de losbeneficiarios de la protección (típicamente el caso del sector agropecuarioen Francia o los EE.UU.). En la escuela del Public Choice, investigansobre los incentivos que poseen los decisores en la política doméstica,donde los intereses individuales presionan a los políticos para obtenerfavores. Otra óptica utiliza un razonamiento similar pero con un lenguajediferente: observa la necesidad de credibilidad de los gobiernos con res-pecto a sus “stakeholders” domésticos, así por ejemplo algunos gobiernosintentan mostrar que su política económica busca cuidar los efectos distri-butivos de sus intervenciones. En nuestro caso, sólo nos interesa resaltar y cuestionar otra línea de argumentación que es la de todos aquellos trabajos que sostienen unatesis similar a la siguiente: “Si las tarifas son suficientemente altas [unpaís] podría cambiar los términos de intercambio en su favor” (WTO,2007:XXI). Este tipo de tesis utilizada por ejemplo por la “ReceivedTheory”, argumenta que existe cierta ineficiencia de los términos de inter-cambio entre los países. Y a partir de allí, supone que un gobierno puedemejorar el bienestar de su país imponiendo tarifas aduaneras, limitandoel comercio libre. Por ejemplo, Johnson (1953-54) describe cómo un acuer-do comercial puede corregir las ineficiencias manipulando los términosde intercambio. En Bagwell y Staiger (1999, 2002) se menciona el mis-mo argumento de los términos de intercambio. En Dixit (1987) se inten-ta una explicación formal aprovechando la terminología de la teoría delos juegos. Pero es de nuestro interés resaltar especialmente la línea argumental de Raúl Prebisch, debido a la gran influencia que ha tenido sobre políticos,economistas y periodistas de nuestra región, América Latina. Y, a nuestromodo de ver, cumplió un papel estelar en el fracaso de nuestras políticaseconómicas. II. ¿De qué hablamos cuando hablamos de “términos de
intercambio”?

Breve descripción de la Tesis Prebisch-Singer
En esta sección desarrollaremos muy brevemente la teoría del “Deteriorode los Términos de Intercambio”, que fue desarrollada simultáneamente porRaúl Prebisch y Hans Singer a principios de la década del 50. Podemos definir los términos de intercambio como las relaciones entre los precios de las importaciones y de las exportaciones entre dos o máspaíses. De manera que cuando Prebisch-Singer hablan del “Deterioro delos Términos de Intercambio”, se refieren a la variación negativa en larelación entre los precios de las exportaciones de los países menos des-arrollados (“periféricos” en la terminología de Prebisch) con respecto a lasde los países desarrollados (o “centrales”). Es decir, creían que los preciosde los recursos naturales, o materias primas, que componían la mayor par-te de las ventas de los países “periféricos”, suelen caer más rápidamenteque los precios de los bienes industrializados exportados por los países “cen-trales”; que según estos autores, o bien suben, o caen más lentamente. Paradecir esto, se basaban en investigaciones empíricas realizadas por el Depar-tamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas queparecían corroborar dicha tendencia. La influencia de este pensamiento sobre los teóricos latinoamerica- nos fue tan importante que tan tardíamente como en abril del 2003 toda-vía dos teóricos de la CEPAL, José Antonio Ocampo y María Angela Parra,continúan sosteniendo que existió un “deterioro marcado de los térmi-nos de intercambio” de 1900 a 2000.11 Apenas mitigan el concepto dicien-do que el deterioro “no fue continuo ni homogéneo, sino escalonado,”pero insisten en que “significó una caída del 1% anual a largo plazo enlos índices agregados de materias primas”. Intentaremos demostrar quedicha conclusión es imposible de verificar en cuanto a la comparacióncon los precios de los bienes de capital y manufactureros; y en todocaso, la evidencia reciente muestra precisamente lo contrario, pero antes continuaremos desarrollando brevemente el pensamiento de Prebisch.
Sostiene Prebisch que el problema de los países subdesarrollados (“peri- féricos”) no era que estaban atrasados con respecto a los desarrollados,sino que existe un problema estructural que les impide desarrollarse. Engeneral estos países se especializan en exportaciones de materias primas yalimentos, y mantienen un sesgo anti-industrial. Existiría también un pro-blema adicional por el ciclo de comercio internacional –dado que los paí-ses “periféricos” resultarían menos resistentes a las recesiones– lo cual expli-caría además su tendencia a generar grandes déficit de balanza de pagos ysus consecuentes recurrentes crisis. En su visión, los países “periféricos” presentan una “heterogeneidad estructural” en sus economías, donde hay sectores productivos con altaproductividad del trabajo, semejante a los países “centrales”, con salariosaltos. Pero simultáneamente hay sectores atrasados con muy bajo nivel deproductividad y salarios bajos, y que suelen ser parte de la economía sub-terránea (informal). Sostiene Prebisch que “en contraste con la estructuraproductiva de la periferia, especializada y heterogénea, la de los centros secaracteriza por ser diversificada y homogénea”.12 Diversificada porqueproduce distintos tipos de bienes y servicios, y homogénea porque careceprácticamente de sectores informales. Esa diferencia haría que los países“periféricos” no puedan defenderse de la caída relativa de los precios delos productos primarios, produciéndose una mala distribución de las ganan-cias de productividad (debidas al avance tecnológico), que a la larga lostermina perjudicando.
Las ventajas económicas de la división internacional del trabajo suponen que el fruto del progreso técnico tiende a repartirse parejamente entre toda la colectividad, por la baja de los precios o el alza equivalente de los ingre- sos… Si bien es cierto que el fruto del progreso técnico se distribuye gra- dualmente entre todos los grupos y clases sociales [al interior de cada país], las ventajas del desarrollo de la productividad no han llegado a la periferia, en medida comparable a la que han logrado disfrutar la población de los grandes países. Existe, pues, manifiesto desequilibrio, que destruye la pre- misa en el esquema de la división internacional del trabajo (1949).
En general, parece que el progreso técnico ha sido más acentuado en la indus- tria que en la producción primaria de los países de la periferia. Si los pre- cios hubieran descendido en armonía con la mayor productividad, la baja habría tenido que ser menor en los [precios de los] productos primarios que en [el de] los industriales. Pero desde la década de 1870, hasta antes de la Segunda Guerra Mundial, la relación de precios se ha movido constante- mente en contra de la producción primaria - un índice que refleja la canti- dad de artículos finales de la industria que se pueden obtener con una can- tidad determinada de productos primarios, base 1876-80 = 100, había caído a 85,8 en el período 1911-1913, a 64,1 en el período 1936-1938 y a 68,7 en el período 1946-1947 (De Pablo, 2006).13 Los precios no han bajado conforme al progreso técnico, pues mientras el costo tendía a bajar, a causa del aumento de la productividad, subían los ingresos de los empresarios y de los factores productivos… Mientras los centros han retenido íntegramente el fruto del progreso técnico de su indus- tria, los países de la periferia les han traspasado una parte del fruto de su propio progreso técnico (Presbich, 1949) La propagación universal del progreso técnico desde los países originarios al resto del mundo ha sido relativamente lenta e irregular (Presbich, 1951:1).
Seguidamente a este análisis se desarrolló la Teoría de la Dependencia que sugiere que a través del mecanismo descripto los países “centrales”explotan a los países “periféricos”. Esto ha contribuido, al resentimiento ola antipatía que muchas personas y dirigentes latinoamericanos tienen pornuestros vecinos del norte. Prebisch resalta otros aspectos de la vulnerabilidad de los países “peri- féricos”: las rigideces de la movilidad internacional de mano de obra (1951).
Las asimetrías en las estructuras financieras. El hecho de que las monedasque operan como reserva y como medio de cambio internacionales son lasmonedas de los países “centrales”. Y también, la naturaleza anti-cíclica enlos flujos de capital entre países desarrollados mientras que en el caso de los subdesarrollados tiende a ser pro-cíclica. Para colmo, la intervenciónde instituciones como el Fondo Monetario Internacional promociona pla-nes de austeridad en plena crisis, de manera anti-keynesiana, lo que PaulKrugman (1994) dio en llamar la “macroeconomía de la depresión”; y JosephStiglitz (2002) denuncia en “El malestar de la globalización”. El fracasode estas políticas quedó demostrado con claridad con la experiencia argen-tina de la década del 90.
Prebisch no se detiene en la queja sino que propone todo un programa de acciones para superar estos supuestos problemas estructurales. Sugiereque un país para desarrollarse debe impulsar un cambio en su estructura pro-ductiva a través de la “sustitución de Importaciones”. Esto es, establecien-do impuestos a las exportaciones agropecuarias (retenciones), mientras seprotege la industria con altas tarifas aduaneras y se fomenta a las industriasinfantes con subsidios, desgravaciones, leyes de “Compre Nacional”, etc.
Para ello se torna indispensable la planificación estatal, de manera de diri-gir los esfuerzos hacia los sectores que los burócratas de turno consideranmás dinámicos, combinando ciertas dosis de mercados libres e interven-ciones estatales. Esta sería la forma de lograr un “desarrollo desde aden-tro” que supere las dificultades estructurales. Para completar este “desarrollo desde adentro” Prebisch sugiere también no olvidarse de temas relevantes: nuevas instituciones sólidas, pactos socia-les, reglas no discrecionales, burocracia estatal imparcial y eficiente, desa-rrollo del capital humano, estabilizar la macroeconomía, etc. Más tarde, alconocerse el éxito de los países del Sudeste Asiático, amplió la idea de “sus-titución de importaciones” con la de “promoción de exportaciones” (indus-triales), lo que dio en llamarse un modelo mixto (Prebisch, 1973:19-21).
Objeción a la tesis Prebisch-Singer
Más allá de que hay muchas ideas interesantes y estimulantes en el pensamien-to de Prebisch, lo cierto es que gran parte de ese andamiaje teórico está basa-do en el supuesto “deterioro de los términos de intercambio.” Repasemosentonces de qué hablamos cuando hablamos de “términos de intercambio”. En cuanto a las exportaciones de los países “periféricos”, el tema es rela- tivamente simple. En su mayor parte son bienes que hasta hace un tiempopodían ser considerados como “homogéneos”, por ejemplo aceites, alumi-nio, algodón, avena, azúcar, arroz, bananos, café, carnes, caucho, cebada,estaño, lana, madera, maíz, sorgo, plata, plomo, tabaco, té, trigo, yute, zincy últimamente debiéramos agregar soja, alconafta, etc.
Aunque en algún tiempo más veremos que estos productos dejarán de ser tan homogéneos y comparables inter-temporalmente como antaño. Comoejemplo, ya podemos observar vitaminas y minerales incorporados a loscereales o a la leche (que ahora se exporta “en polvo”); las diferentes cali-dades de carne producida a campo abierto o en feed lots y el riesgo deinfección con el mal de la “vaca loca”, las hormonas de los pollos de cria-dero vs los orgánicos, la línea de alimentos “verdes”, etc. Mirando al futu-ro ya está en las mentes de los científicos, transformar a cada grano de sojao trigo en una fábrica de vitaminas, antioxidantes o substancias que com-batan el colesterol o las grasas, etc. De modo que ni siquiera la compara-ción inter-temporal de precios de los granos será tan simple en el futuro.
Podemos conceder, sin embargo, que el seguimiento del precio de estos bienes fue relativamente sencillo durante el siglo XX y las mediciones dediversos índices que agrupan algunos de estos bienes como alimentos, noalimentos, energía, metales, etc., si bien suponen un grado de simplifica-ción de una realidad, más compleja, puede ser considerado como acepta-blemente representativo de la realidad. Así, por ejemplo, Ocampo y Parra(2003) calcularon que “las materias primas tuvieron un deterioro escalona-do, que se reflejó en una caída cercana al 1% anual de los índices agrega-dos de los precios relativos a las materias primas”. En sus conclusiones,estos autores ratifican: Ha habido una caída, ya sea escalonada o continua, de los precios de nue- ve productos y de todos los índices. Por su parte, ocho productos presentan raíz unitaria y una alta volatilidad y no sorprende, por lo tanto, que su deri- va, pese a ser negativa para todos menos uno, no sea estadísticamente sig- nificativa. Sin embargo, la caída acumulada por cinco de esos productos es de cerca de 60%, lo que significa que las perturbaciones negativas han pre- dominado ampliamente sobre las positivas. Finalmente, cuatro productos presentan una tendencia al alza y otros tres no tienen una tendencia deter- minística significativa (Ocampo y Parra, 2003:29).
Pero, para deflactar los precios reales de las materias primas utilizan, dándolos por válidos: el índice del valor unitario de las manufacturas (MUV)de las Naciones Unidas, que intenta reflejar el valor unitario de las expor-taciones de manufacturas de países industrializados; tomado de Grilli y Yang(1988) y actualizado posteriormente con la serie elaborada por la Divisiónde Estadística del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de lasNaciones Unidas. Como alternativa utilizan el índice de precios de pro-ductos básicos industriales de The Economist entre 1880 y 1999. Para esteúltimo, se usa como deflactor el índice de precios de las exportaciones deGran Bretaña entre 1880 y 1900; “debido a la ausencia de datos alternati-vos y a la importancia de Gran Bretaña en el comercio mundial a finalesdel siglo XIX. El índice es el Great Britain Index of Export Prices, de A.G.
Silverman (Ocampo y Parra, 2003:10-11).
El problema se presenta precisamente cuando se intenta comparar estos índices con la variación de los precios de las exportaciones de los países“centrales”. Es aquí donde la diversidad y el cambio tecnológico, y dediseño, en cada línea de productos manufacturados y de bienes de capi-tal, tornan virtualmente imposible cualquier comparación inter-temporalde precios. Los amantes de la música han visto pasar desde 1970 productos tan diferentes como el tocadiscos Wincofón, el Audinac con los mismos dis-cos de pasta pero con un sonido increíble, pasa cintas, una gran cantidaddiversa de pasacassetes, equipos de sonido, amplificadores, parlantes, dis-cos compactos, walkmans, música por computadora, maravillosos I-pods,MP3s… Y todo esto con una infinita variedad de diseños, colores y com-binaciones. El lector puede repasar el mismo fenómeno que ocurre en cualquier línea de productos. Si tomamos la industria de las comunicaciones, podemos obser- var su rápida evolución. En poco más de un siglo y medio hemos pasado delchasqui (las postas a caballo o carretas) al telégrafo de una sola tecla, para locual se contrataron nuevos trabajadores (con conocimiento del código Mor-se) que reemplazaron a jinetes y cocheros; pero aquellos a su vez fueron reem-plazados con la invención del telégrafo multi-teclas y más tarde con el telé-fono. En las últimas décadas del s XX la aparición de nuevas tecnologías seprodujo con una velocidad cada vez mayor: el fax, los satélites, la tecnolo-gía digital, la inalámbrica, la PC, Internet, el teléfono con visión y cámara defotos, el correo electrónico, Skype, las Blackberries, el Iphone… Si hablamos de automóviles, ¿cómo podríamos comparar el precio de un Ford Falcon 1970 con un Mondeo 2007, con air-bag, sistema ABS defrenado, CD’s, menor consumo de combustible por km recorrido, menorruido interno, mejor suspensión, y agarre en las curvas? Basta imaginar loque ocurriría con un Ford A, un Ford T o incluso un Ford Falcon, al tomaruna curva a 200 km por hora. Simplemente debemos concluir que son pro-ductos diferentes y por lo tanto el precio de un automóvil no es compara-ble históricamente porque son diversos automóviles y no el mismo auto-móvil a lo largo del tiempo.
Por otro lado ¿cómo comparar los precios de la maquinaria agrícola, de un tractor que tira una reja contra uno que tira 18 rejas, pero además tieneaire acondicionado, radio, y cabina acústica? ¿O cómo comparar una cose-chadora John Deere 2007, que cosecha 5 hectáreas por hora, con computa-dora incorporada que detecta el rinde por hectárea y planifica la cantidadde agroquímicos en cada hectárea en particular que la sembradora, a suvez, dosificará a medida, tiene doble tracción, no se encaja, etc. vs. unarústica cosechadora 1960 que empleaba cuatro o cinco veces más tiempopara la misma cosecha y no poseía ningún confort para el maquinista, niproducía información para el ingeniero agrónomo? Ni qué decir de una semi-lla que suprime la necesidad del arado, y de las rejas, porque simplementerequiere “siembra directa”.
¿Qué hacer con la continua aparición de nuevos productos, radios por- tátiles, pilas, televisores, televisores a color, con pantalla plana; electrodo-mésticos de todo tipo y color, aspiradoras, ultra-aspiradoras; calculadoras de bolsillo, máquinas infinitas, robots para reemplazar trabajo industrial,medicamentos que prolongan la vida, etc.? ¿Cómo computar el simple usodel color que le permitió a Benetton provocar una revolución textil y com-petir con China? ¿Cómo computar la moda, las marcas, la publicidad quecontinuamente cambia los precios año a año? ¿Cómo computar la evolu-ción del cine, cuánto vale ver a Humphrey Bogart, Marilyn Monroe, JuliaRoberts, o Brad Pitt, o las películas de Walt Disney o Pixar? Con esto queremos demostrar que el sólo intento de hacer una compara- ción de precios inter-temporal de productos manufactureros, bienes de capi-tal o servicios, encierra una falta de comprensión del fenómeno del mercadoy de la formación de precios. Deberíamos volver a releer la teoría de los pre-cios de Carl Menger para comprender que los precios no son otra cosa quela punta del iceberg de una compleja transacción basada en las subjetivas cade-nas de valor de los consumidores y procesadas libremente por el mercado: However much prices or, in other words, the quantities of goods actually exchanged, may impress themselves on our senses, and on this account form the usual object of scientific investigation, they are by no means the most fundamental feature of the economic phenomenon of exchange. This cen- tral feature lies rather in the better provision two persons can make for the satisfaction of their needs by means of trade. Economizing individuals stri- ve to better their economic positions as much as possible. To this end they engage in economic activity in general. And to this end also, whenever it can be attained by means of trade, they exchange goods. Prices are only inci- dental manifestations of these activities, symptoms of an economic equili- brium between the economies of individuals (1871:191).
Nada de esto es nuevo y tal vez fue resumido mejor que nadie por Joseph Schumpeter con su descripción del capitalismo como un “Proceso de Des-trucción Creativa”: Capitalism, then, is by nature a form or method of economic change and not only never is but never can be stationary. And this evolutionary character of the capitalist process is not merely due to the fact that economic life goes on in a social and natural environment which changes and by its change alters the data of economic action; this fact is important and these changes (wars, revolutions, and so on) often condition industrial change, but they are not its prime movers. Nor is this evolutionary change due to a quasi-automatic incre- ase in population and capital or to the vagaries of monetary systems of which exactly the same thing holds true. The fundamental impulse that sets and keeps the capitalist engine in motion comes from the new consumers’ goods, the new methods of production or transportation, the new markets, the new forms of industrial organization that capitalist enterprise creates.(…) The opening up of new markets, foreign or domestic, and the organizational development from the craft shop and factory to such concerns as U.S. Steel illustrate the same process of industrial mutation –if I may use that biological term– that incessantly revolutionizes the economic structure from within, inces- santly destroying the old one, incessantly creating a new one. This process of Creative Destruction is the essential fact about capitalism (1942/62:82-83).
Hace doscientos o trescientos años, este proceso natural se hacía de una manera lenta, casi imperceptible para muchos, pero continuaba añotras año. Algunos inventos, como el telar mecánico de 1785, ya teníanenormes repercusiones en toda la industria. En el siglo XIX el cambio tec-nológico se percibía ya en total plenitud con la aparición del ferrocarril, elbarco a vapor, el frigorífico, el telégrafo, el teléfono, la bombita de luz, elmotor de dos tiempos (a vapor), el inicio del automóvil, el motor eléctricoy los primeros pasos del avión… A partir del siglo XX el cambio se aceleró a un ritmo vertiginoso: el desarrollo del auto y el avión, la línea de montaje, la expansión comercialdel motor eléctrico (los electrodomésticos), la radio, la televisión, el cine,la penicilina, el radioteléfono, electrocardiógrafo, el aire-acondicionado, eltubo de electrones, el microondas, rayos X, el arranque automático, lainsulina, el helicóptero, el cohete, los viajes espaciales, congelación rápi-da de alimentos, el nailon, el freón, el flúor, la Coca Cola, el neopreno, elciclotrón, la computadora analógica, la sulfonamida, la modulación de fre- cuencia (FM), el radio-localizador, la cortisona, el microscopio electróni-co, la xerografía, el DDT, la televisión a colores (Mexicano), el motoraeronáutico, el reactor nuclear, la estreptomicina, la computadora digital,la cámara polaroid, la holografía, la cloromicetina, aureomicina, el transis-tor, el avión a chorro, la cámara de burbujas, la batería solar, la vacunacontra la poliomielitis, la datación mediante carbono, el motor rotatorio, lavideocinta, la aspiradora, la enceradora, los circuitos integrados, la síntesisde la clorofila, la píldora anticonceptiva, los ya descriptos avances en fono-grafía y telecomunicaciones, los granos híbridos, los granos transgénicos,la PC, el satélite, el láser, la tecnología nuclear, la pantalla de cristal líqui-do, el corazón artificial, el Viagra, la síntesis completa de un gen, el geno-ma humano, el microprocesador, el generador de imágenes por resonanciamagnética, la calculadora electrónica de bolsillo, ADN recombinante, elTAC (tomografía axial computadorizada), la fibra óptica, la supercompu-tadora, la síntesis del gen de la insulina humana, la vacuna contra la mala-ria, las impresoras láser, la micro-manipulación de un gen, los superconduc-tores hiper-térmicos, el telescopio Keck, las notebook, los viajes a la Lunay a Marte… y Google.
Cabe notar que sobre 313 grandes invenciones mencionadas por la Enci- clopedia Británica (2003), el 56% son norteamericanas, 12% del Reino Uni-do, 7% de Alemania, 6% Francia, 2% Italia y bastante más lejos hay apor-tes de Canadá, Dinamarca y Noruega; mientras que los inventos de todoslos países “periféricos”, sumados, incluyendo Rusia y China, apenas se acer-can al 10%; y toda América Latina, no alcanza un 1%. Esto quiere decir,que la cantidad de grandes inventos per cápita de los latinoamericanos esun 99% inferior a la de los norteamericanos, podemos discutir algún inven-to pero el mensaje es muy claro, el sistema norteamericano incentiva a losinventores… y el nuestro NO (Great achievements y Encyclopedia Britan-nica Almanac).
Digresión: Si los recursos naturales mundiales son iguales o menores a los que existían hace 30.000 años, cuando el hombre vivía 18 años en pro-medio y era paupérrimo, es evidente que las ideas, los inventos y la tecno-logía, son los verdaderos creadores de riqueza. De modo que, en lugar de la desagradecida Teoría de la Dependencia, apenas leído el párrafo anteriordeberíamos rendir homenaje a los países “centrales” por el gran aporte quehan hecho, y continúan haciendo, a la humanidad entera, y muy especial-mente un homenaje a los EE.UU.
Por lo visto hasta aquí, queda claro que es virtualmente imposible com- parar año tras año los precios de las exportaciones manufactureras, por elsimple hecho de que estaríamos comparando productos distintos que pro-veen diferentes calidades de servicios a sus usuarios, de forma tal que elanálisis de la evolución precio-servicio-calidad-diseño-color, etc. de tan sólouna línea de productos resulta de una complejidad que excede la capacidadde cualquier mente, porque depende de la subjetividad siempre cambiantede millones de personas en cada momento. Por supuesto, la comparaciónde las exportaciones manufactureras de todos los países excede en muchomás la capacidad de cualquier humano y su computadora. El cambio se acelera
“The empires of the future are the empires of the mind.” Pero si el cambio debió haber sido percibido por cualquier mente des- pierta en el siglo XIX, y por cualquier mente, aún dormida, durante elsiglo XX, lo vivido en las últimas décadas nos permite proyectar hacia elfuturo una aceleración vertiginosa, asombrosa, mágica. Para lograr una visióninterna del cambio tecnológico que estamos viviendo podemos mencionarlos estudios de Gordon Moore sobre las computadoras, que son posiblemen-te el centro de la nueva Era de la Información (tal como la definiera AlvinToffler en la década del ’70): The complexity for minimum component costs has increased at a rate of roughly a factor of two per year… Certainly over the short term this rate can be expected to continue, if not to increase. Over the longer term, the rate of increase is a bit more uncertain, although there is no reason to belie- ve it will not remain nearly constant for at least 10 years. That means by 1975, the number of components per integrated circuit for minimum cost will be 65,000. I believe that such a large circuit can be built on a single En 1975 Moore alteró esta regla mencionando que “se duplican los transistores cada dos años”. Desde ese entonces, la regla corregida fue lla-mada: “Ley de Moore” (término acuñado por Carver Mead, profesor delCalifornia Institute of Technology). Lo sorprendente es que la predicciónde Moore, de la duplicación de la cantidad de transistores cada dos años,sigue vigente al día de hoy, aún con una leve aceleración en los últimos años,como veremos en seguida. La fórmula se refería a la densidad de los tran-sistores, pero equivale también a una reducción del costo. Dicho númerode transistores está correlacionado con el rendimiento que es capaz de alcan-zar el computador, por lo tanto, pueden formularse leyes similares en rela-ción a la reducción del costo por unidad de capacidad de cómputo. Al dis-minuir de tamaño por la miniaturización la velocidad de las operaciones seincrementa y desciende el consumo de energía por cálculo. De modo quela performance de la computadora por dólar también se duplica cada 24meses (en la jerga, lo denominan “bang per buck”). Del mismo modoexponencial, aumenta también la capacidad de almacenamiento del discoduro, al igual que la capacidad de almacenaje de la memoria RAM. Lascomputadoras han multiplicado la capacidad de cálculo por dólar 100 millo-nes de veces desde 1950 al 2000 (Kurzweil, 2005: 67-71).
Es decir, que el precio de la capacidad de cálculo exportado por los paí- ses “centrales” (mayormente los EE.UU. y Japón), descendió un 99,999999%en la segunda mitad del siglo. Y esto pasó desapercibido por quienes siguencreyendo en el deterioro de los términos de intercambio.
Una ley similar explicitada por Gerald Butter, con una aceleración aún mayor, muestra lo que ocurre con la capacidad de datos por fibra óptica:“la cantidad de datos que pueden pasar por una fibra óptica se duplica cadanueve meses”, de modo que el costo para transmitir datos por fibra ópticase reduce a la mitad cada 9 meses!14 Más tarde, la llamada wavelength-division multiplexing (o “WDM”) mul- tiplicó la capacidad que se puede colocar en un sólo cable de fibra ópticapor un factor de 100. De ese modo las redes comunicadas por fibra ópticavieron desplomar sus costos. Como resultado el costo mayorista de trans-misión de datos también colapsó en los últimos años. (¿De qué hablamoscuando hablamos del deterioro de los términos de intercambio?).
Podemos mencionar también el fenomenal aumento exponencial de la can- tidad de pixels por dólar que ofrecen las cámaras digitales.15 La mejora decalidad es de 100 veces en diez años, lo cual implica una caída del precio porpixel del 99% en una década. (Por supuesto, hace dos décadas no existían lascámaras digitales, con lo cual es imposible toda comparación anterior).
Alvin Toffler nos alertó sobre la cercanía de la economía de la informa- ción ya en 1970. Y Ray Kurzweil16 fue uno de los que la produjo. Su prin-cipio motor es que “La idea correcta tiene el poder de vencer al desafíoaparentemente más abrumador”, a lo que suma una importante meta-idea:“El poder de las ideas para transformar el mundo se está acelerando” (2005:2-3). A partir de allí concibió la idea que llama la “Singularidad”, esto es, lacreación por medio de la tecnología de una inteligencia superior a la huma-na, que alcanzaríamos en algún punto de este siglo. Se basa en dos nocio-nes: “La ley de retornos acelerados” (que vendría a ser una generalizaciónde la Ley de Moore que vimos anteriormente), y la “inteligencia artificial”simiente (IA). Kurzweil extrapoló este patrón de comportamiento hacia atrás,por ejemplo en los sistemas basados en válvulas de vacío, relés, o compo-nentes electromecánicos, y llegó a dos conclusiones: a) El mismo patrónde aceleración del crecimiento no se encuentra sólo en la tecnología actual,y b) El tiempo que se necesita para duplicar la capacidad de cómputo se vareduciendo cada vez más.
Siguiendo esa tendencia, Kurzweil sostiene que un computador común alcanzará la capacidad de cómputo equivalente a la mente humana (que elmismo estima en: 1011 neuronas × 103 sinapsis/neurona × 200 activaciones/sinap-sis.segundo = 2·1016 operaciones/segundo) a un coste accesible para cualquie-ra en algún momento cercano al año 2029. En ese momento es posible,según Kurzweil, que logre superar el test de Turing que compara con la men- te humana. Si ese momento llega, obtendremos lo que se denomina comouna máquina ultra-inteligente (en la definición de I. J. Good) o la IA simien-te (capaz de superarse a sí misma), que a diferencia de la mente humana, ten-dría la habilidad de aprendizaje instantáneo (a través de una “download”).
Kurzweil cuenta que tardó diez años en enseñar a un computador a recono-cer las estructuras del sonido y de la visión, pero dicha habilidad se incorpo-ra instantáneamente en un nuevo computador. La segunda gran diferencia esla capacidad de intercomunicación con millones de máquinas equivalentes.
Y la combinación de ambas características con una máquina de inteligenciasuperior a la humana implicaría una explosión de conocimiento que Kurz-weil denomina “singularidad”. Desde ya, no es el propósito de este trabajodiscutir la posibilidad de lograr esta máquina. Pero sí alertar sobre el concep-to de aceleración del conocimiento que resulta evidente. Sólo en esta últimadécada hemos visto varias revoluciones copernicanas: el descifrado delADN, el nacimiento y desarrollo incipiente de la biogenética, el albor de lananotecnología y Google (que es capaz de leer miles de millones de páginasweb en 0,28 segundos y decirnos donde encontrar la información que busca-mos). Recordemos además, que Google es gratuito. ¿De qué hablábamosentonces cuando hablábamos del deterioro de los términos de intercambio? La diversidad de nuevos bienes y servicios que surgirán durante el pre- sente milenio es virtualmente imposible de imaginar, pero según Kurzweilserá probablemente mayor a los 35.000 años anteriores sumados. Tal vezse equivoque, pero lo cierto es que sólo Google, compañía que nació en1998, ya es más asombroso que todo lo anterior.
Como nota final debemos agregar la creciente importancia, aunque toda- vía incipiente, de las exportaciones de servicios, tanto de los países des-arrollados como de los subdesarrollados (e.g. India), donde por su propianaturaleza intangible resulta aún más difícil su comparación inter-tempo-ral de sus precios. A lo largo del siglo XX hemos visto cómo la industriadesplazó al sector agropecuario a un nivel cada vez más pequeño dentrodel total del PBI, primero en los países “centrales” pero también con algúnretraso en los países “periféricos”. Pero desde hace ya algún tiempo sonlos servicios los que acrecientan su porción de la torta. Nos quedaría por analizar los continuos cambios en los gustos de los consumidores, las modas,etc., y cómo esto influye también sobre los precios de los bienes manufac-tureros, pero eso lo dejamos para otros autores.
En síntesis, esperamos haber demostrado la imposibilidad de la compa- ración inter-temporal de las exportaciones de los países industrializados(“centrales”). Y en todo caso, nos inclinamos por la conjetura de que susprecios caen a una velocidad muy superior a los de los recursos naturalessi tenemos en cuenta el cambio tecnológico. III. Conclusiones
En la primera sección, expusimos las innegables ventajas del libre comer-cio, tanto desde el punto de vista económico como ético; repasando datosteóricos y empíricos, sobre todo en la segunda mitad del siglo XX. Hemosvisto la correlación entre el comercio y el progreso económico global, ycómo el mundo está eliminando la pobreza. Intentamos mostrar tambiéncómo ha influido para disminuir el número de conflictos bélicos.
Como consideramos que las ideas tienen una importancia decisiva en el progreso de la humanidad, en la segunda parte de este artículo refuta-mos la muy difundida creencia de que existe cierto “Deterioro de los Tér-minos de Intercambio” que perjudica a los países “periféricos” y beneficiaa los países “centrales”, encubriendo una nueva forma de explotación.
Vimos que es imposible determinar la evolución del precio a lo largo del tiempo de las exportaciones industriales de los países desarrollados, debi-do a la amplia diversidad, complejidad e incesante mejora en la tecnologíay en el diseño de los bienes de capital, de los bienes manufacturados y delos servicios exportados; y a la continua aparición de nuevos bienes y ser-vicios. De manera tal que prácticamente no existe un producto cuyo preciopueda ser evaluado a lo largo de varias décadas y mucho menos de un siglo. Finalmente, describimos cómo por debajo de un precio que puede per- manecer constante, el servicio que presta un bien suele multiplicarse expo-nencialmente. Tal es el caso de las computadoras, las redes informáticas y las cámaras fotográficas, de modo que el precio del servicio que prestanpuede caer un 90% o más en pocos años. Incluso hemos visto el caso dealgunos servicios que llegan a ser gratuitos como Google. En, todo caso,los ejemplos mencionados nos permiten conjeturar que existe una tenden-cia a una rápida y acelerada depreciación de los precios de muchos bienesmanufactureros a una velocidad muy superior a la que caen los precios delos bienes primarios.
Investment Brief, No.1, 2007. And Institute for International Finance, Capi- tal Flows to Emerging Market Economies, January 18, 2007.
2 Para un análisis de las relaciones de violencia y el intercambio como formas de acción interpersonal, ver: Rothbard, Murray (2004). Man, Economy and State: A treatise on Eco-nomic Principles. Ludwig Von Mises Institute. Cap 2, pág 79-94, para el análisis de ladivisión del trabajo, pág 95-102. Rothbard sugiere ver también; Menger, Carl (1871).
Principles of Economics (The Free Press, Glencoe, Illinois, 1950), págs. 175-90; Bas-tiat, Frederick (1850) Harmonies of Political Economy cap 1- 96-130.
El total de muertos civiles en Irak alcanzó a casi 2500 por día a comienzos de la guerra,bajó fuertemente durante 2004, escaló en los años siguientes hasta 64 en 2006 pero seredujo en la segunda mitad de 2007 a un todavía atroz número de 43 muertos por día,Iraq Body Count. http://www.iraqbodycount.org/database/ Keegan, John (1989). The Second World War. Págs. 267 y 268. White, Matthew (1998).
Twentieth Century Atlas Death Toll. http://users.erols.com/mwhite28/warstat1.htmhttp://users.erols.com/mwhite28/warstat1.htm#second 5 Evans, David. Teach yourself, the First World War, Hodder Arnold, 2004.
http://users.erols.com/mwhite28/warstat1.htm#WW1 http://users.erols.com/mwhite28/warstat2.htm#Armenian http://users.erols.com/mwhite28/warstat1.htm#Stalin; Alexander Solzhenitsyn, Archipié-lago Gulag, Barcelona, 3 vols. 2005, Tusquets Ed. http://users.erols.com/mwhite28/warstat1.htm#Mao Todas las referencias bibliográficas de este párrafo fueron tomadas de Weed (2004), pp.
167-171.
10 Mill, J.S. (1844) Essays on some unsettled questions of political economy, London: 11 José Antonio Ocampo, Secretario Ejecutivo de la CEPAL, y María Angela Parra, Ase- sora. “Los términos de intercambio de los productos básicos en el siglo XX”. Revista dela CEPAL 79, abril de 2003.
12 Rodríguez, 2001, p. 105. Citado por José Antonio Ocampo en “Raúl Prebisch y la agen- da del desarrollo en los albores del sXXI”. 13 Menciona como fuente a Hans Singer (Postwar price relations in trade between under- developed and industrialized countries, 1949) quien escribe: “Es un hecho histórico quedesde la década de 1870 la tendencia de precios fue fuertemente en contra de los ali-mentos y las materias primas y a favor de los productos manufacturados. Las estadísti-cas disponibles están sujetas a dudas, pero la tendencia general es indiscutible”.
14 http://www.lambdaopticalsystems.com/about-board-dir.php http://www.tmcnet.com/articles/comsol/0100/0100pubout.htm 15 Ver al respecto el gráfico de Barry Hendy (2007) y Gün Sirer y Farrow (2007).
16 Ray Kurzweil es uno de los más grandes inventores y pensadores de la actualidad. Reci- bió la Medalla Nacional de Tecnología en los EE.UU., el Lemelson-MIT prize (el pre-mio a la innovación más importante del mundo), 12 títulos honoris causa, además fuepremiado por tres presidentes de los EE.UU. Es autor de: Fantastic Voyage, Live LongEnough to Live For Ever, The Age of Spiritual Machines, The Age of Intelligent Machi-nes and The Singularity is near. BIBLIOGRAFÍA
Alberdi, Juan Bautista (1870): El crimen de la guerra. Editorial O.C.E.S.A. (re-impreso 1961).
Bagwell, K. and Staiger, R. (1999a): “An Economic Theory of GATT”, American Economic Bagwell, K and Staiger, R (2002): The Economics of the World Trading System, Cambridge, Barbieri, Katherine (2002): The Liberal Illusion: Does Trade Promote Peace?, Ann Arbor: Uni- Bastiat, Frederic (1850): Harmonies of Political Economy, Cap. 1- 96-130.
Beck, Nathaniel, Jonathan N. Katz, and Richard Tucker (1998): “Taking Time Seriously: Time- Series Cross-Section Analysis with a Binary Dependent Variable”, American Journal ofPolitical Science 42, no. 4: 1260–88.
Bela Balassa (1989): “The Newly Industrializing Economies in the World Economy & World Bank papers”, http://www-wds.worldbank.org/external/default/WDSContentServer/WDSP/IB/1989/09/01/000009265_3960928075542/Rendered/INDEX/multi0page.txt Benegas Lynch, Alberto (1998): “Comercio Exterior e integración Regional”, Cuadernos de infor- mación Económica, Nos. 136/137, Madrid: Fundación Cajas de Ahorros Confederadas.
Benegas Lynch, Alberto y Jackisch Carlota (2002): Librecambio y división de poderes, Bue- Bhalla, Surjit S. (2002): “Imagine there is No Country”, Washington DC: Institute for Inter- Boix, Charles, and Susan C. Stokes (2003): “Endogenous Democratization”, World Politics Burkhart, Ross E., and Michael S. Lewis-Beck (1994): “Comparative Democracy: The Economic Development Thesis”, American Political Science Review 88, no. 4: 903–10. Butter, Gerald, en http://www.forbes.com/finance/mktguideapps/personinfo/ FromPersonIdPersonTearsheet.jhtml?passedPersonId=922126 De Pablo, J. C. (2006): “Prebisch a 20 años de su muerte”, Universidad de San Andrés y Universidad del CEMA, disponible en http://www.cema.edu.ar/ publicaciones/download/documentos/327.pdf Dixit, A. (1987): “Strategic aspects of trade policy”, in T.F. Bewley (ed), Advances in Econo- mic Theory: Fifth World Congress, New York: Cambridge University Press.
Dollar, David, and Aart Kraay (2002): “Spreading the Wealth”, Foreign Affairs 81, no. 1: 120–33.
Eichengreen B. and Leblang D. (2006): Democracy and Globalization, Boulder: University of Encyclopedia Britannica Almanac, (2003): http://corporate.britannica.com/press/inventions.htmlEvans, David (2004): The First World War, Hodder Arnold Transatlantic Publications. Gelpi, Christopher, and Joseph M. Grieco (2003): “Economic Interdependence, the Democra- tic State, and the Liberal Peace”, Economic Interdependence and International Conflict,edited by Edward D. Great Achievements Organization: http://www.greatachievements.orgGreenspan, Alan (2007): The Age of Turbulence. Adventures in a New World, New York: The Gün Sirer, Emin; Farrow, Rik (2007): “Some Lesser-Known Laws of Computer Science”, Cor- nell University, http://www.cs.cornell.edu/People/egs/papers/lesser-known-laws.pdf Hayek, F. A. (1979): Derecho, Legislación y Libertad, Vol. 2, Capítulo X, Madrid: Unión Hegre, Harvard.( 2000): “Development and the Liberal Peace: What Does It Take to Be a Trading State?”, Journal of Peace Research 37, no. 1: 5–30.
Hendy Barry (2007) en http://en.wikipedia.org/wiki/Image:Hendys_Law.jpg #filelinksIMF World Economic Outlook, October 2007. http://www.imf.org/external/pubs/ft/ Iraq Body Count. http://www.iraqbodycount.org/database/Keegan, John (1989): The Second World War, New York: The Penguin Group. Krugman, Paul (1994): Peddling Prosperity: Economic Sense and Nonsense in an Age of Dimi- nished Expectations, New York: W.W. Norton & Company.
Kurzweil, Ray (2005): The Singularity Is Near: When Humans Transcend Biology, New Les inventions du XX siècle: http://bottin.inventeur.info/bottin/les_inventions _1900_1950.htmLindert, Peter H., and Jeffrey G. Williamson (2001): “Does Globalization Make the World More Unequal?”, National Bureau of Economic Research Working Paper no. 8228.
Lipset, Seymour Martin (1994): “The Social Requisites of Democracy Revisited”, American Sociological Review 59, no. 1: 1–22.
Mansfield and Brian M. Pollins, eds. (2003): Economic Interdependence and Internatio- nal Conflict, Ann Arbor: University of Michigan Press.
Mansfield, Edward D., and Jon C. Pevehouse (2003): “Institutions, Interdependence, and Inter- national Conflict” en Schneider, Barbieri, and Gleditsch, eds. Menger, Carl (1871/1950): Principles of Economics, Glencoe, Illinois: The Free Press, en http://www.mises.org/etexts/menger/five.asp Mill, J.S. (1844): Essays on Some Unsettled Questions of Political Economy, London: Parker.
Moore, Gordon E. (1965): “Cramming more components onto integrated circuits”, Electro- nics Magazine. Retrieved on November 11, 2006. ftp://download.intel.com/museum/Moo-res_Law/ArticlesPress_Releases/Gordon_Moore_1965_Article.pdf Mousseau, Michael, Harvard Hegre, and John R. Oneal (2003): “How the Wealth of Nations Conditions the Liberal Peace”, European Journal of International Relations 9, no. 2: 277–314.
Ocampo, J. A. y Parra, M. A. (2003): “Los términos de intercambio de los productos básicos en el siglo XX”, Revista de la CEPAL 79, abril.
Oneal, John R. and Bruce Russett (1997): “The Classical Liberals Were Right: Democracy, Inter- dependence, and Conflict, 1950-1985”, International Studies Quarterly 40, no. 2: 267-94.
Oneal, John R and Bruce Russett (1999): “The Kantian Peace: The Pacific Benefits of Demo- cracy, Interdependence, and International Organizations, 1885-1992”, World Politics 52,no. 1: 1-37.
Prebisch, Raúl (1949): “El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus prin- cipales problemas”, El trimestre económico, 16, 63, citado en De Pablo (2006).
Prebisch, Raúl (1951): “Crecimiento, desequilibrio y disparidades: interpretación del proce- so de desarrollo”, Estudio Económico de América Latina 1949, CEPAL.
Prebisch, Raúl (1973): “Interpretación del proceso de desarrollo latinoamericano en 1949” en Serie Conmemorativa del 25 aniversario de la CEPAL, Santiago de Chile. Przeworski, Adam; Alvarez , Michael E.; Cheibub, Jose Antonio; Limongi, Fernando. (2000): Democracy and Development, Cambridge: Cambridge University Press.
Rajapatirana, Sarath (2004): “Trading to Prosperity and Freedom: Developing Countries in Perspective”, Paper presented at the Mont Pelerin Society Regional Meeting, Sri Lanka,January 10–15.
Rothbard, Murray (1962): Man, Economy and State: A Treatise on Economic Principles, Lud- wig Von Mises Institute, en http://mises.org/rothbard/mespm.PDF Russett, Bruce M. (1993): Grasping the Democratic Peace, Princeton, N.J.: Princeton Uni- Russett, Bruce M., and John R. Oneal.(2001): Triangulating Peace, Democracy, Interdepen- dence, and International Organizations, New York: W.W. Norton.
Ratnapala, Suri (2003): “Moral Capital and Commercial Society”, The Independent Review Rodríguez, Octavio (2001): “Fundamentos del estructuralismo latinoamericano”, Comercio Exterior, vol. 51, Nº 2, México, DF, febrero.
Schneider, G., Barbieri, K. and Gleditsch, N., eds. (2003): Globalization and Armed Conflict, Lanham, Md.: Rowman and Littlefield.
Schumpeter, Joseph A. (1942/1962): Capitalism, Socialism, and Democracy, New York: Har- Singer, Hans W. (1949): “Postwar price relations in trade between under developed and industrialized countries”, Naciones Unidas.
Singer, H. W. (1950): “The distribution of gains between investing and borrowing countries”, American Economic Review, 40, 2, mayo.
Stiglitz, Joseph (2002): Globalization and its discontents, New York, W. W. Norton & Co.
Solzhenitsyn, Alexander (2005): Archipiélago Gulag, Barcelona: Tusquets.
The Economist (26-ene-2008): “Somewhere over the rainbow”.
http://www.financialexpress.com/news/Somewhere-over-the-rainbow/ 265987/ Toffler, Alvin (1970): El “shock” del futuro, Barcelona: Plaza & Janés.
Toffler, Alvin (1979): La Tercera Ola, Barcelona: Plaza & Janés.
UNCTAD (2007): “Capital Flows to Emerging Market Economies” Investment Brief, No.1, Institute for International Finance, January 18.
Von Mises, Ludwig (1944/1985): The Omnipotent Government. The Rise of the Total State and Total War, Spring Mills: Libertarian Press, Inc. Von Mises, L. (1949): La Acción Humana, Madrid: Unión Editorial (8ª edición 2007). Whately, Richard (1831): “Introductory Lectures on Political Economy”, London.
White, Matthew (1998): “Twentieth Century Atlas Death Toll” http://users.erols.com/mwhite28/warstat1.htm Weede, Erich (2004): “The Diffusion of Prosperity and Peace by Globalization”, The Indepen- dent Review, v. IX, n. 2. Fall 2004. http://www.independent.org/pdf/tir/tir_09_2_1_weede.pdf World Trade Report (2007): “Six decades of multilateral trade cooperation: What we have learnt?”, World Trade Organization, en http://www.wto.org/english/res_e/booksp_e/anrep_e/world

Source: http://www.eseade.edu.ar/files/riim/RIIM_48/48_8_etschebarne.pdf

Microsoft word - l234-sce

Annex to ISO/IEC 17025 declaration of accreditation for registration number: L 234 of Handelslaboratorium v/h Dr. A. Verwey Rotterdam This annex is valid from: 28-01-2013 to 01-01-2017 Replaces annex dated: 19-12-2012 Rotterdam, Vlaardingen, Pernis and Oosterhout Material or product Type of activity Internal reference Sampling Sampling for the anal

Form of final terms

FINAL TERMS DATED 18 FEBRUARY 2013 The Royal Bank of Scotland plc ( incorporated in Scotland with limited liability under the Companies Acts 1948 to 1980 UP TO SEK 100,000,000 CAPITAL PROTECTED NOTES LINKED TO A US STOCKS BASKET ISSUE PRICE: 100% (INCLUDING A DISTRIBUTION FEE OF UP TO 5%) THE SECURITIES HAVE NOT BEEN REGISTERED UNDER THE UNITED STATES SECURITIES ACT OF 1933,

Copyright © 2010-2014 Medical Science